Encendido de Velas

Viernes 15/12
Mikeitz

  • Montevideo: 19:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Bernardo Ptasevich

Nacido en Montevideo en 1949. Actualmente vive en Israel. Sus escritos son primera página de AURORA-ISRAEL con más de 250 editoriales de opinión publicados. Diferentes medios de difusión del mundo republican sus trabajos en español y otros idiomas. Comparte con sus lectores la percepción de la realidad israelí y el Medio Oriente desde la visión del ciudadano que vive los acontecimientos.

25 de noviembre de 2015

En nombre de Dios

No son culpables porque reciben órdenes divina Fanáticos que se creen iluminados utilizan la fe de las personas para hacer el mal. Los creyentes religiosos y todas las personas sufren las consecuencias cuando se ven involucrados en violentos conflictos que no conocen o en los que ni siquiera creen. La vida se convierte en un peligro permanente y se torna difícil ir a estudiar, a trabajar, pasear, viajar en ómnibus o disfrutar del aire libre.

No es justo que el comportamiento de individuos inescrupulosos condicionen la vida de la sociedad e incluso hagan dudar a tanta gente de sus convicciones. Supuestamente vivimos en un mundo moderno que debería ser tolerante, donde cada uno podría elegir cómo vivir, donde hacerlo y en qué cosas creer o no creer. Sin embargo estamos sometidos a la presión de organizaciones terroristas religiosas que pretenden obligarnos a vivir a su manera y quitarnos la libertad en todos los sentidos.
SEGÚN ELLOS DIOS TIENE LA CULPA
Según dicen ellos no son culpables. Hacen lo que su dios les dice que tienen que hacer. Los creyentes los escuchan como si ellos fueran verdaderos mensajeros del más allá. Hay gente en este mundo que se deja arrastrar, que cree en lo que estos líderes violentos les dicen, que no han sido educados para discernir o elegir ni tienen los medios para comprobar por sí mismo textos, escrituras o documentos. Solo les queda obedecer. El agravante es que los fanáticos no dejan alternativa. O les obedecen o mueren. Ante esta disyuntiva es bastante lógico que acepten la primera opción, aunque al final del camino todo termina igual en la muerte. Es solo ganar un poco de tiempo.
EN NOMBRE DE DIOS MATAN
Los fanaticos islamicos matan sin pudor, casi sin elegir las víctimas, si estas en su camino te matan sin preguntar. Alcanza con que no seas uno de ellos, o aceptas para ti sus pensamientos o te eliminan. Se están produciendo matanzas indiscriminadas en muchos países del mundo. La mayoría de ellas son causadas por estos grupos islamistas y el mundo no está haciendo lo suficiente para evitarlo. Occidente observa azorado como a la vista de sus ojos se arrogan el derecho de tomar la vida de familias y grupos enteros de ciudadanos que no aceptan convertirse al islam. Llegó la hora de hacer algo para evitarlo. Si hoy les parece muy lejano el lugar donde suceden las cosas sepan que muy pronto estarán golpeando a su puerta. En Israel los terroristas ordenan a sus jóvenes o incluso a sus niños a matar y morir, chicos que no tienen ni idea sobre otra cosa que no sea obedecer. La injusticia y la impotencia que se siente al no poder evitarlo es indescriptible. Pero ellos no tienen la culpa, dicen que Allah, su dios es quien lo ordena.
EN NOMBRE DE DIOS ROBAN
Estas organizaciones necesitan dinero, fondos para poder matar y avanzar en sus planes. Matar no es gratis, hay que gastar en logística, viajes, comida, armas, alojamiento, y pago de sicarios. Por lo tanto uno de los medios de financiamiento es robar. Todo lo que encuentran a su paso es suyo. Lo toman por las malas o incluso por las buenas ante la falta de resistencia real a sus actos. Bancos, objetos, pozos petroleros, vehículos, arte, todo botín es bueno para vender y obtener recursos. Pero dice el refrán que la culpa no es del chancho sino de quien le rasca el lomo. Nadie puede robar y vender si no hay un comprador. Lo increíble es que los compradores son en general los mismos afectados por estos grupos y que por otro lado dicen combatirlos. Un círculo sin fin que da vueltas hasta el infinito y que se hace difícil resolver. Pero ellos no tienen la culpa, dicen que Allah, su dios es quien lo ordena.
EN NOMBRE DE DIOS VIOLAN Y TORTURAN
Arrasan cuanto poblado se interpone en su camino, a quienes obstruyen sus planes de expansión. Pero no conformes con eso violan y torturan. Violan a las mujeres además de tomarlas como esclavas sexuales. Torturan a los hombres que no aceptan unirse a sus filas. Venden a las personas en remates públicos como si fueran objetos ante la mirada distraída de las autoridades. Porque eso no sucede solo en el desierto o en lugares donde se han establecido. Sucede también en las grandes capitales de Europa, donde el miedo puede más que la ley. Las mujeres se cotizan sobre los cincuenta dólares dependiendo la edad, el estado y su virginidad. Pero ellos no tienen la culpa, dicen que Allah, su dios es quien lo ordena.
EN NOMBRE DE DIOS DESTRUYEN
Si la civilización tenía ruinas que eran documentos de la historia, hoy tiene ruinas que son solo ruinas, polvo que quedo de la destrucción del ISIS y otros grupos terroristas. No alcanza con destrozar comunidades, familias, personas, también destruyen ciudades a su paso, templos, monumentos, antigüedades que ya no estarán más que en las fotos de la red. Todo lo que no pueden robar y vender, lo rompen, por el solo placer de hacerlo. Demuestran con eso que son impunes y que nadie los puede detener ni se interpone en su camino. Todos miran, comentan, publican, y no hacen nada. Mientras no les toque no les va a preocupar. Puede ser que cuando despierten sea demasiado tarde. Pero ellos no tienen la culpa, dicen que Allah, su dios es quien lo ordena.
EVITAR QUE TERMINEN CON LA HUMANIDAD EN NOMBRE DE DIOS
No creemos en su dios, no aceptamos sus presiones, no vamos a claudicar ni vamos a allanar vuestro camino. Llegó el momento de defendernos, cada uno a su familia y a sus vecinos, cada comunidad a la suya y a la de al lado. Construir un red defensiva y pasar a la ofensiva de forma de resolver definitivamente este peligro permanente. Sabemos que no podemos usar la ley para combatir a los que no respetan ninguna ley. No permitamos que tengan derechos porque ellos no tienen obligaciones. Apoyemos a nuestras autoridades para que puedan defendernos. Tenemos que exigir a los gobiernos para que asuman la responsabilidad y ayudar en lo posible para que puedan hacerlo. No hay comprensión para quien asesina, viola, roba y destruye en nombre de un dios que no nos representa. El terrorismo aumenta, se hace cada vez más fuerte matando cada dia mas civiles, niños y mujeres. Amemos el mundo en que vivimos, pero no este en el que lo están convirtiendo. No seamos suicidas. Todos tenemos que estar atentos para defender en momentos imprevistos a quienes son atacados. Debemos combatirlos hasta las últimas consecuencias o terminaran con nosotros, con nuestra sociedad occidental y con la humanidad. No dejemos que el mundo se convierta en islamico, no vamos a vivir bajo sus leyes. Vamos por ellos apoyando todas las acciones contra el ISIS, AL QAEDA, HAMAS y todos los grupos fanáticos del Islam.

Fuente: memoriasdelmundo.net


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay