Velas de Shabat

Viernes 18/08
Re'eh

  • Montevideo: 17:58 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
27 de julio de 2015

Entrevista a Rabino Gabriel Benayon: "De mi ansiedad a tu felicidad"

Con motivo de su libro: "De mi ansiedad a tu felicidad" le escribimos a Gabriel Benayón a Panamá para que nos contara su historia y cómo surge su primer obra.

Contanos tu historia, a que colegio fuiste, naciste en el seno de una familia sefaradí, La leyenda cuenta que tu mamá siempre cocinó espectacular.

Fui al Instituto Ariel Hebreo Uruguayo,y nací en el seno de una familia sefardí (marroqui y turca) miembros de la comunidad sefaradi.
Fui a Jazit de niño y a Israel Hatzeira hasta los 15 años.
Y es correcto mi mama tuvo catering kosher en Uruguay.

La pregunta obligada es ¿cuándo y como empezó tu camino de teshuvá?

Sucedió en la mañana del 18 de julio de 1994. Muchos de nosotros recordamos con tristeza la terrible tragedia que ocurrió ese día. En la Argentina, un grupo de terroristas había colocado explosivos en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Mi padre, que aún ignoraba lo que había sucedido, se dirigió como de costumbre a su pequeño local. Después de abrir la tienda y a falta de clientes madrugadores, encendió el televisor para escuchar las noticias.
Fue en ese instante que se enteró del atentado. Mi padre, perplejo ante las imágenes y con una sensación de duelo, amargura, tristeza e impotencia, decidió que algo debía hacer. ¿Pero qué podía hacer él desde Uruguay si el atentado había sido en el país vecino?

Durante la tanda comercial, se anunció que esa misma noche se disputaría uno de los partidos más importantes del Torneo de Baloncesto Uruguayo. La contienda sería entre el equipo de la comunidad judía, Hebraica, y el equipo de Cordón.

Mi padre quedó anonadado. “¡Esto es una locura!”, exclamó. “¡Aquí tiene que haber un error! Es imposible e inaudito que después de una tragedia tan terrible, instituciones judías, como Hebraica y Macabi, se presten a disputar un encuentro deportivo”.

De inmediato, estableció contacto telefónico con el presidente de la Asociación Macabi para manifestarle su desconcierto, sin embargo, este le respondió que, aunque estaba totalmente de acuerdo, no tenía la autoridad necesaria para cambiar la fecha del partido.

Ante su respuesta, mi padre revolvió cielo y tierra para conseguir el teléfono del presidente de la Federación Uruguaya de Baloncesto. Durante la conversación que sostuvieron, le planteó que, ante lo sucedido, la comunidad judía mundial se encontraban de duelo y que, como Macabi es una institución judía, el partido debía ser suspendido en honor a las víctimas del atentado.
El presidente le contestó que, si bien entendía su punto, le era imposible suspender el encuentro. Finalizando la conversación le dijo: “Si usted considera que el juego debe ser suspendido, ¡vaya al estadio unos minutos antes que comience el partido, reúna a los jugadores y presénteles su disconformidad!”.

Cuando colgó la llamada, mi padre se quedó pensando en la irónica y desafiante respuesta del presidente de la Federación y, de pronto, comprendió que esa era la solución. Él no se iba a quedar tranquilo en que hasta allí había hecho todo lo posible. Las vidas de esos judíos merecían mucho más de su parte. Se quedó reflexionando en silencio y se dio cuenta de que la solución estaba en sus manos.

Sin titubear, se dirigió con paso determinado hacia la puerta. Mi madre le preguntó asombrada: ¿A dónde vas a estas horas de la noche?, él le contestó “¡Voy al estadio a suspender el partido!”.

Las cuatro calles que separaban mi casa del estadio fueron como los tres pasos que un nadador da en el trampolín antes de saltar al agua. Ese impulso fue de tal magnitud que ni siquiera los encargados de pedir los tickets de entrada lograron detenerlo. Cuando le pidieron que les mostrara su pase al juego, él simplemente les dijo: “No vengo a ver el juego... ¡vengo a suspenderlo!”.

Así fue como mi padre llegó a la cancha, donde los jugadores se preparaban para empezar el juego.

¿Me creerías si te digo que de pronto se encontró en un estadio colmado de fanáticos hablándoles a los jugadores y explicándoles que no era correcto realizar el partido? Como dicen nuestros sabios, “Palabras que salen del corazón, entran al corazón”.

Después de conversar con ellos durante un tiempo, todos los jugadores decidieron que, por respeto a las víctimas, el partido no debía realizarse. El público no entendía lo que estaba pasando, pero imaginaron que aquel señor con barba y gorrita tenía algo que ver.

Esta anécdota es muy valiosa para mí, no solo porque le ocurrió a mi padre, sino porque demuestra la tenacidad del alma, el poder de la convicción y el alcance de la voluntad.

¿Cómo fue aceptado dentro de tu familia, fuiste el precursor o fue un proceso de familia en conjunto?

No en realidad mi papa como te decía comenzó, luego mi hermano menor Daniel quien tiene un año menos, luego yo , mi madre y mi hermana.

¿Cómo fue tu ida a Panamá? Cómo fueron tus comienzos allí?

Todo comenzó cuando el rabino Aron laine, rabino principal del centro comunitario Bethel (donde trabajo) me invita a realizar el campamento Gan israel en Panama, esto fue en enero del 2002.

Fueron dos semanas muy especiales y volví a Nueva York en 770 donde me encontraba estudiando.

Pasaron dos meses y me puse de novio, entonces surgió el ofrecimiento de trabajar en la comunidad judía de Panamá una vez casado.

Llegue en el 2003, (luego de mi casamiento que se efectuó en Uruguay).
Quería mucho hacer mi casamiento en Uruguay porque quería compartir mi alegría con mis grandes amigos de mi generación del Ariel y de la tnua. Y al mismo tiempo quería que conozcan "un casamiento jasidico"

El casamiento comenzó a las 7pm y termino con el amanecer, fue una fiesta inolvidable.

Llegaron casi 100 jóvenes de mi edad la mitad amigos provenientes de la yeshiva en buenos aires y la otra mitad mis amigos de la adolescencia.

En el primer "baile" se miraban pero el hielo no se rompía ya para el segundo era una fusión judía real. Judíos jasidicos y no bailando juntos en favor de una alegría más allá d ellos mismos.

Obviamente un poquito de lejaim ayudo. Jajaja
Viaje a Panamá una semana después del casamiento. La verdad que pensaba que iba a estar un año y volvería a Uruguay o a otro país más de aquellos lares, pero al llegar en ese año y al año siguiente tantos uruguayos, me dije a mi mismo, quien se va a ocupar de ellos en lo que a la inserción en el país y en la comunidad se refiere.?

Encontré una misión muy especial de ayudarlos en lo material como en lo espiritual. Y lo mas lindo que me sentía muy a gusto obviamente.
De apoco la mayoría comenzaba a asistir a la sinagoga, algunos a poner tefilin todos los días y también muchos se hicieron kosher.
Era muy inspirador ver su crecimiento espiritual y su involucramiento con la comunidad.

¿Cómo te convertiste en el Rabino que ayudaba a todos los uruguayos y todos terminaban en shabat en la casa del Rabino Benayón que les conseguía trabajo?

En la semana los visitaba en los diferentes puntos de trabajo donde se encontraban y comenzábamos charlas muy amenas sobre todo tema.

Algunos llegaron solos dejando a sus familias por hasta un año hasta que las pudieran traer y sentía que ante esta situación debía animarlos y ayudarlos en la medida de mis posibilidades.

Muchos en Uruguay no "pisaban una sinagoga" y ahora se encontraban semanalmente conversando con un rabino joven y que les hablaba de igual a igual.

Ah eso si!! Si el uruguayo era de nacional la relación conmigo no iba ser igual que si fuera manya. Jajajja

Después de conocernos los invitaba a casa para cenas de Shabat que en un ambiente alegre , con la rica comida de la rabanit mi esposa Nejama y el cariño de los niños hizo que nuestra relación se fortaleciera y la de ellos con la comunidad.

Por otro lado cada pesaj también venían a casa y especialmente en sucot donde por ejemplo tuvimos el año pasado casi 500 personas muchos de ellos mi hermanos uruguayos.

Vale aclarar que el grupo de uruguayos que están acá son muy unidos y gente que se apoya mucho, hacen cenas de Shabat cada semana juntos y son muy activos en lo que a la comunidad se refiere.

¿Cómo surge la idea del libro y de qué trata?

El libro surge, ya que hace 15 años aproximadamente me toca conocer personalmente lo que es la ansiedad y sus síntomas, luego de un episodio familiar abrumador.

Mi historia con aquellos síntomas duro 3 meses y luego cuando todo vuelve a la "normalidad", entonces me pregunto.

¿Porque me toco pasar por esto?

Me respondí "mi deseo es ser un rabino y servir en una comunidad , Hashem me había puesto en aquella situación para entender a la gente que sufre y principalmente para estudiar sobre el tema para conseguir herramientas eficaces para ayudarlas.

Desde ese tiempo (15 años) Investigo y estudio en la terapia cognitiva conductual, el psicoanalisis, diferentes métodos como linden o silva , meditación, respiración y relajación entre otros. Pero principalmente encontré en la Tora y los sabios las instrucciones más precisas para lidiar y erradicar la ansiedad.

¿Cómo podemos conseguirlo en Uruguay?

El libro está en Jabad e Yavne.

¿ Un Rabino del mundo moderno sos con la Torá de siempre, como te ves vos a vos mismo?

Como un privilegiado de poder ayudar a la gente en lo que a lo emocional, material o espiritual se refiere.

Muchas gracias, Gabriel y muchos éxitos.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay