Encendido de Velas

Viernes 16/11
Vaietzé

  • Montevideo: 19:11 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Moshe Pitchon

Moshe Pitchon es profesor de Literatura Bíblica y Filosofía judía. Reside en los Estados Unidos donde además es director de BY una iniciativa dedicada a enmarcar el judaísmo del siglo 21. Sus comentarios son publican en inglés, francés, español y portugués en diferentes medios y en diferentes países.

6 de julio de 2015

Extremismo y Fanatismo Religioso

En un artículo escrito en 1983 en "El Diario para el Estudio Científico de la Religión" el sociólogo y profesor de la Universidad Bar-Ilan de Israel, Charles Liebman, planteó la intrigante idea de que el extremismo es la norma religiosa. En consecuencia, agregó, lo que requiere explicación no es el extremismo religioso, sino la moderación religiosa.

Este tema es traído a plena luz en el capítulo 25 del Libro Números de la Literatura Fundacional Judía. Es también uno de los temas más insistentes en el mundo de hoy.

En Números mientras que los israelitas se asientan en Sitim-la estación final en la marcha de Israel hacia la Tierra Prometida- desarrollan relaciones con las mujeres locales que los llevan a la participación idolatra generalizada.

Una plaga cae sobre los israelitas, diezmando a 24.000 de ellos.

Mientras toda la comunidad lamenta, Pinjas, al ver que un israelita presenta una mujer madianita a su familia, coge una lanza y mata a los dos. La plaga que hasta entonces había azotado al campamento israelita, cesa de inmediato.

Seguidamente leemos en Números capítulo 25 versículos 11-13

“Entonces el Señor habló a Moisés.
Pinjas, el hijo de Eleazar, hijo de Aarón el sacerdote, es como yo: no permite que se adore a otros dioses en mi lugar. Por eso logró que yo calmara mi furia y que dejara de castigar a los israelitas.
Él demostró que me quiere, y logró que yo perdonara a los israelitas; por esa razón, hoy hago un trato especial con él y con sus descendientes: ellos serán siempre mis sacerdotes.”

Los extremistas, en particular los fanáticos religiosos, dijo el profesor emérito de historia de la Universidad de Bar Ilan, Albert I. Baumgarten, están dispuestos a llevar a sus extremos lógicos ciertas opiniones actuales del mundo, incluso si las consecuencias son radicales.

En las palabras de la psicóloga social y escritora del "The New York Times," Erica Goode, el fanatismo es una medida no tanto de contenido como de grado.

Debido a que el celo religioso representa el apasionado deseo de servir a Dios, los fanáticos suelen encontrar autoridades religiosas que sancionan sus violentas actividades. Cuando no encuentran la autorización de un líder religioso, encuentran legitimidad en la tradición de Pinjas, escribió el fallecido Ehud Sprinzak- profesor de ciencias políticas, quien fue uno de los pocos expertos de la ultraderecha de Israel que había dicho al ex primer ministro Yitzhak Rabin que podría enfrentarse a un intento de asesinato-.

Sin duda, la historia de Pinjas, expresiva de una postura conservadora, separatistas de círculos sacerdotales, sanciona la aprobación Divina de un asesinato. Sin embargo, como lo declarara el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y candidato a la presidencia de Israel, el fallecido Efraín Urbach, no sólo la acción de Pinjas es ilegal desde el punto de vista de la justicia humana, el propio Talmud censura la acción de los fanáticos y la designa no estar en conformidad con la opinión de los sabios rabínicos.

Si bien no puede haber ninguna duda de que existe un fuerte y, a veces abrumador elemento patológico en el fanatismo, dice el historiador estadounidense Walter Laqueur, uno no necesita llegar a la conclusión de que el fanatismo es patológico. Las grandes ideas humanas desatan la pasión que uno encuentra en los extremistas y los fanáticos. Sin pasión estas ideas nunca serían nada más que teorías sin aplicación práctica. Sin embargo, sin la moderación su aplicación está condenada a terminar en tragedia y fracaso.

Como lo dijo el gran filósofo español José Ortega Y Gasset: " Todo extremismo fracasa inevitablemente porque consiste en excluir, en negar, menos un punto, todo el resto de la realidad vital.”


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay