JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Moshe Pitchon

Moshe Pitchon es profesor de Literatura Bíblica y Filosofía judía. Reside en los Estados Unidos donde además es director de BY una iniciativa dedicada a enmarcar el judaísmo del siglo 21. Sus comentarios son publican en inglés, francés, español y portugués en diferentes medios y en diferentes países.

4 de junio de 2015

Cuando la Inspiración No Es Suficiente

El capítulo 12 del tercer libro de la literatura fundacional de Israel, el Libro de Números comienza con los hermanos de Moisés, Miriam y Aarón “criticando a Moisés a causa de la mujer con quien se había casado.”

Sin embargo, el tema de la esposa no es nunca más mencionado en el desarrollo del relato. La realidad es que la molestia de Miriam y Aarón es provocada por el poder que tiene su hermano. Tal como ellos lo dicen:

«¿Acaso Dios le ha hablado sólo a Moisés? También nos ha hablado a nosotros».

Esto no es una descabellada queja de Miriam. Al fin y al cabo, ella también es una profetisa.

Lo que sorprendente es que en el mismo libro de Números, tan sólo un capítulo antes, Moisés juntó a un grupo de ancianos y

“Entonces el Señor descendió en la nube, y habló con él. Tomó del espíritu que estaba en él, y lo puso en los setenta ancianos; y cuando el espíritu se posó en ellos, comenzaron a profetizar.”

Moisés no fue el único profeta. En los inicios de la historia de Israel, diferentes tipos de profetas coexistieron los unos con los otros. Lo que tenían en común era el haber sido imbuidos con el "espíritu de Dios". El mismo "espíritu" que estaba sobre Moisés.

Entonces, ¿porqué la queja de Miriam?

A veces la familiaridad con ciertas palabras crea la falsa impresión de que conocer una palabra equivale a entender su significado. Generalmente "el espíritu se posó en ellos" es una afirmación pasada por alto como si el significado de "espíritu," fuera claro como el agua.

La palabra hebrea “ruaj,” que literalmente significa “viento,” y que es aquí traducida como “espíritu,” en el TaNaKh tiene también otros significados. Lo que en este pasaje da su significado a “ruaj” es lo que este produce.

El capítulo 12 versículos 6-8 del Libro de Números nos dice que

Cuando haya entre ustedes profeta del Señor, yo me apareceré a él en una visión, y le hablaré en sueños. Pero con mi siervo Moisés, que es fiel en toda mi casa, no lo hago así,

En otras palabras, el tipo de profecía de Moisés es diferente de otros tipos de profecía, comenzando por la de los ancianos y de Miriam.

¿En qué sentido?

El teólogo Gerhard von Rad señala que la profecía que Moisés representa es de un de tipo especial- Moisés es particularmente un profeta del accionar, uno que juega un papel activo en los aconteceres, y no sólo da direcciones.

Obviamente, ruaj, es una metáfora que para el entendimiento del siglo XXI tiene más sentido cuando se traduce por "inspiración" en lugar de "espíritu".

La diferencia entre la "inspiración" de Moisés y la "inspiración" de los otros profetas se comprende con más claridad a través de un comentario de Abraham Maslow, el fundador de la psicología humanista,:

“La inspiración es común y abundante. La diferencia entre la inspiración y el producto final, es trabajo duro, y mucha disciplina, entrenamiento, ensayos y demás. La creatividad que da lugar a los productos reales, descansa en gran medida en otras virtudes: la tenacidad, la paciencia, el trabajo duro y similares."

Esta es una descripción que bien puede ser aplicada al hablar del carácter y la vida de Moisés . Sale a la luz cuando Moisés es comparado con los otros profetas de su tiempo, y muchos de los que vinieron después. La lección que enseña pertenece a la aulas, a las reuniones de empresa y a la privacidad de la mesa de trabajo de cada uno.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay