Velas de Shabat

Viernes 21/07
Matos-Masei

  • Montevideo: 17:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Rabino Eliezer Shemtov | Conocer más

Nació en 1961 en Brooklyn, NY
Recibió su título de Rabino de United Lubavitcher Yeshivoth, Brooklyn, NY en 1984.

27 de setiembre de 2015

Sucot

En Sucot, la Fiesta de las Cabañas, celebramos “viviendo” en una Sucá durante ocho días (en Israel son siete días). Hay quienes cumplen con el deber de “vivir” en la Sucá con comer únicamente en una Sucá durante la duración de la festividad y hay quienes, además de comer, también duermen en la Sucá.

El origen y el objetivo de dicha conducta está en la Torá misma (1) : “En cabañas morareis durante siete días… para que vuestras generaciones sepan que hice morar a los hijos de Israel en Sucot cuando los saqué de Egipto…”

Según la opinión de Rabí Akiva  (2) las “Sucot” (cabañas) a las que se refiere son las siete Nubes de Gloria que acompañaban a los Israelitas durante los 40 años de su viaje por el desierto. Es por eso que el techo de la Sucá debe ser similar a la nube: protege contra el sol pero no contra la lluvia.

¿Qué es, exactamente, una Sucá?

Los elementos básicos son: cuatro paredes hechas de material resistente al viento y un techo hecho de vegetación cortada de su raíz, de una cantidad suficiente como para asegurar que haya más sombra que sol. Tiene que estar bajo el cielo, sin que haya algo que pueda interferir con la funcionalidad de la sombra del techo de la Sucá misma.

El objetivo de la festividad no es sólo recordar lo que D-os hizo por nuestros antepasados, sino, al salir de la seguridad de nuestra casa y vivir durante una semana a la merced de la intemperie, reafirmar nuestra propia vulnerabilidad y dependencia constante de El, aun en la actualidad.

Es interesante que la forma de la Sucá - por lo menos dos paredes y 10 cms. de una tercera – parece un brazo, o un abrazo. Representa el versículo de Cantar de los Cantares-  (3) : “…y con su brazo derecho (D-os) me abraza”. La festividad de Sucot, que viene en seguida después de Iom Kipur, expresa el hecho que D-os nos ha juzgado favorablemente y nos acoge en su “abrazo”.

La unión del pueblo judío

El Talmud  (4) dice que todo judío puede (teóricamente) utilizar la misma Sucá. Esto enfatiza el hecho que somos todos esencialmente iguales e igualmente bienvenidos en la Sucá. De hecho, si se construyese una Sucá suficientemente larga y ancha, todo el pueblo judío podría hasta entrar a la misma vez…

Este concepto de unión se expresa también en el otro precepto especial que tenemos en la festividad de Sucot: las cuatro especies. La Torá  (5) nos encomienda que el primer día de Sucot tomemos un Etrog (Citrus médica), un Lulav (rama de palmera datilera), tres ramas de Hadas (ramos de mirto), y dos ramas de Aravá (ramos de sauce) para alegrarnos ante D-os.

¿Qué representan las cuatro especies?

El Etrog tiene tanto aroma como sabor agradables; el Lulav tiene gusto (dátiles) pero no tiene aroma; el Hadas (mirto) tiene aroma agradable pero no tiene sabor; la Aravá (sauce) no tiene ni sabor ni aroma. El aroma representa las buenas acciones, que, como el aroma, afectan el ambiente, mientras que el sabor representa el estudio de Torá que nutre al alma tal como la comida física nutre al cuerpo. Cada una de las cuatro especies representa una categoría de judío diferente: Hay quienes se destacan por su sabiduría, por sus buenas acciones, por ambos o por ninguno. La idea es que todos somos interdependientes y cada uno completa a los demás. Es sólo al tener los cuatro que se puede decir la bendición y cumplir con el precepto.

En general se entiende que la enseñanza de este precepto es que el que está en la condición espiritual superior de “Etrog”, destacado tanto por su sabiduría como por sus buenas acciones, debe ocuparse – altruísticamente - del que está en la categoría de “Aravá”, careciente de un desarrollo espiritual destacable. Según el sexto Rebe de Lubavitch, Rabí Iosef Itzjak Schneerson, de bendita memoria, hay aquí también otra dinámica: el que está en la situación de “Etrog”, puede y debe aprender algo valioso del que está en la categoría de “Aravá”. El que está en la situación de Aravá, sin un desarrollo espiritual especial y aun así se siente “muy judío”, expresa una condición judía esencial e inquebrantable, que estalla a pesar de su falta de formación. Si bien el que ha estudiado mucho logra entender y sentir mucho como resultado de su desarrollo personal, difícilmente llegue a acceder a la esencia misma de su alma. Esta faceta de su ser la puede acceder aprendiendo del judío tipo “Aravá”.

El Rebe señala que las cuatro especies representan la unión del pueblo judío, no sólo por representar la unión entre cuatro categorías diferentes, sino porque cada especie en sí representa la unión en su propia categoría. El Etrog se nutre de las cuatro estaciones del año, las hojas del mirto crecen de una manera que a lo largo del tallo salen grupos de tres hojas de la misma circunferencia, el Lulav debe tener las hojas juntas y no separadas además del hecho de que cada hoja se compone de dos, y los sauces crecen de una manera unida… Esto representa otro aspecto de unión, ya que a veces es más fácil unirse con el que es diferente que con uno que es similar y representa una competencia…

Así que en Sucot manifestamos tres niveles de unión: un nivel que trasciende diferencias, un nivel que se logra por medio de las diferencias y otro nivel que se logra entre los semejantes… De hecho, una cosa nace de la otra. Si la ambición de uno es egocéntrica, es muy difícil unirse al prójimo; si la ambición de uno es cumplir con el propósito cósmico Divino, admitirá y valorará el éxito de cada uno que se une al emprendimiento.

La frágil estructura de la Sucá ha sobrevivido miles de años de historia y persecuciones. La Suca ha dicho “presente” en las circunstancias más adversas en los Gulags y campos de concentración. Hoy en día, en muchas comunidades del mundo, incluyendo a Montevideo, es común ver una SukáMóvil circulando por las calles de la ciudad aprovechando la libertad para invitar a los transeúntes judíos a cumplir con los preceptos de comer en la Sucá como también decir la bendición sobre las cuatro especies.


Notas al pie:

1 - Levítico 23:42,43

2 - Sucá, 11b

3 - 2:6

4 - Sucá, 27b

5 - Levítico, 23:40


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay