Encendido de Velas

Viernes 24/11
Vayeitzei

  • Montevideo: 19:19 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Psic. Fabián Schamis Fursztein | Conocer más

Es Licenciado en Psicología de la Universidad de la República.
Cuenta con más de 15 años de experiencia dirigiendo Organizaciones Comunitarias en España, Brasil y Uruguay.
Actualmente se desempeña como Director de CIPEMU y consultor para Empresas y Organizaciones de diverso porte.
Está casado y tiene un hijo, que lo comparten con su amor por la música (es guitarrista), su creencia en que lo único permanente es el cambio y que el mismo se puede dar solo a través de la educación y de los jóvenes.

4 de agosto de 2014

¡Decilo Enzo!

¿Se acuerdan aquel Sketch de décadas atrás en el programa de Marcelo Tinelli en que ante la dificultad de uno de los actores, después de varios intentos fallidos y pausas en que no lograba decir lo que quería, otro le espetaba en forma directa y contundente: “decilo Enzo!”?

Pues hoy ocurrió con otro uruguayo, no “Enzo” sino que otra personalidad del acontecer uruguayo logró decir algo que tenía en la punta de la lengua hace tiempo, que moría por decir, pero que no podía. No sabía cómo iba a caer una expresión de ese tipo.
Pero hoy se animó, quitó los filtros y se expresó. Y eso siempre es sano. Es bueno para el que lo dice que no estaba pudiendo decir lo que realmente piensa, lo que realmente quiere. También es bueno para quien lo escucha, porque antes que la persona diga o haga algo, son solo conjeturas. No es bueno conjeturar sobre los pensamientos de un tercero. Es bueno tener respuestas directas, claras, concisas, que rebelen lo más profundo de su ser.
Hoy Mujica dijo sin tapujos cuando fue consultado sobre si la acción de Israel podría calificarse como genocidio: “Si, cuando bombardean hospitales, niños y viejos, me parece que si”.
Vale recordar la definición de la Real Academia sobre esta palabra, que refiere al exterminio o eliminación sistemática de una etnia, raza o religión.
¿Aplica en este caso? Considero que Israel tiene la capacidad (caso así lo deseara) de destruir toda señal de vida en la franja de Gaza con un ataque aéreo no mucho más extenso que unas pocas horas, utilizar armas nucleares o cualquier tecnología que Israel ya posee a estos efectos, sin embargo, no lo hace. Obliga a su ejército a entrar a un nido de avispas, haciendo peligrar la vida de sus propios hijos para minimizar los efectos de una guerra que –siempre- son trágicos.
No es la intención de este artículo “justificar” el accionar del ejército israelí bajo la excusa de “somos una tribu y todo lo que hace cualquiera de nuestros miembros está bien y justificado”, es claro que en los ataques que propina Israel en Gaza ocurren errores, lamentables, que en algunos de ellos la pérdida de vidas inocentes ocurre y que mejor sería tener con quien dialogar.
Ahora bien, lo que sí es intención en este artículo es la importancia que tiene para todos nosotros que el Presidente de TODOS los uruguayos -lo hayan votado o no- salga y declare algo como esto. Nos debería hacer reflexionar.
Reflexionar sobre como ejercemos nuestro voto soberano, sobre qué tipo de país estamos viviendo, sobre la incapacidad que tenemos como judíos uruguayos de frenar esta catarata de manifestaciones antijudías (¿alguien ha entrado a algún foro de opinión en las últimas semanas sobre temas vinculados a Israel?), sobre nuestra propia forma de ser judíos diaspóricos que hace que nuestra identidad solamente aflore cuando nos mojan la oreja.
Y una última intención de este artículo la guardo para el final del mismo.
Nuestro Presidente (porque lo es, en forma legítima y por unos cuantos meses más), ya había llevado adelante algo similar hace algunas semanas cuando al referirse a la sanción de Suárez en el mundial y la FIFA, en referencia a estos últimos, expresó que se trata de “una manga de viejos hijos de puta”. Esto que le dio popularidad, portadas en todo el mundo, y generó simpatía por parte de muchos, no es más que otra barbaridad, porque para expresar el disenso existen formas, existen órganos y existen mecanismos que deben ser utilizados, caminos que deben ser recorridos en la legalidad y el respeto. Si algo es tolerable en un ciudadano común, no lo es en un Presidente. Ante la respuesta que tuvo ese episodio y las consecuencias nulas de proferir una frase de esa clase, Mujica se comporta como un adolescente que busca límites; sigue adelante y continúa siendo portavoz de “sentires populares”, eso es ni más ni menos lo que dijo sobre Israel, lo que piensa la gran mayoría de la gente, manipulada, ignorante, y dispuesta a regirse por “sentires populares” faltos de un mínimo cuestionamiento.
Mujica se equivoca, lo hace en lo que dice y cómo lo dice.
Pero es bueno, como dijimos anteriormente, que finalmente diga lo que piensa, exprese su sentir frente a Israel y el Pueblo Judío.
Es bueno que sepamos esto…si aprendemos algo.
¿Por qué esto último? Por lo que hace pocas líneas comenté que dejaría para el final como último tema para reflexionar:
¿Qué hizo, hace y hará el Judío Uruguayo frente a estas situaciones?
Me cuesta dormir como a todo cornudo le cuesta. Eso es lo que somos, ya que le dimos en su momento el (hasta ese momento) prestigioso “Premio Jerusalem” a alguien que nunca ocultó su pensamiento, que se dio el gusto de ir a nuestra casa madre (la Kehilá) y abofetearnos en nuestro propio hogar.
La duda ahora y hacia adelante es si somos simplemente cornudos, o cornudos felices. Sobre eso invito a reflexionar.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Comentarios ...

Gustavo / martes, 9 de diciembre de 2014 a las 08:09

Comparto cada palabra de este artículo; yo también me pregunto como alguien como Mugica pudo hacerse acreedor al Premio Jerusalem, será que también porque algunos lo creen apto para postularlo al Novel de la Paz ?
Pensar que una parte importante de la colectividad judía lo ha de haber preferido antes que a Luis A. Lacalle Herrera !!
En fin : "cosas veredes Sancho, que harán falar as pedras".

Carlos Breitfeld / miércoles, 17 de diciembre de 2014 a las 06:05

Nuevamente felicitaciones Fabián por este artículo y que comparto plenamente contigo. No hace muchos dias publiqué en Facebook que las autoridades del Comité Central y en realidad todos los uruguayos judios deberíamos exigir que Mujica devolviera el Premio Jerusalem ya que no es digno de tenerlo. Un abrazo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay