Encendido de Velas

Viernes 24/11
Vayeitzei

  • Montevideo: 19:19 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Psic. Fabián Schamis Fursztein | Conocer más

Es Licenciado en Psicología de la Universidad de la República.
Cuenta con más de 15 años de experiencia dirigiendo Organizaciones Comunitarias en España, Brasil y Uruguay.
Actualmente se desempeña como Director de CIPEMU y consultor para Empresas y Organizaciones de diverso porte.
Está casado y tiene un hijo, que lo comparten con su amor por la música (es guitarrista), su creencia en que lo único permanente es el cambio y que el mismo se puede dar solo a través de la educación y de los jóvenes.

1 de julio de 2014

Ana Clara y los chicos israelíes secuestrados y asesinados

En momentos en que la indignación nos invade, la impotencia cobra su mayor potencial y el dolor ahoga; nos vamos a conceder el derecho de jugar un poco a hacer futurología, ese mismo derecho de jugar que le fue negado a Gilad, Eyal y Naftali.

Pero primero hagamos un poco de memoria reciente.
Hace poco más de tres semanas, el jueves 12 de junio para ser exactos dos cosas estaban ocurriendo a la misma hora: se inauguraba el mundial de fútbol Brasil 2014 y tres chicos de 16, 16 y 19 años eran secuestrados cuando retornaban a sus hogares luego de un día de estudio.
No mucho más tarde era encontrado el coche utilizado en el secuestro. Casualmente esa noche entre el viernes y el sábado tuve el honor de llegar a Israel con la Comitiva del Intendente de Maldonado que participaría del Congreso Mundial de Intendentes. Ya en la subida desde el Aeropuerto Ben Gurión hacia Ierushalaim podía verse un movimiento policial y militar inusual. Esa misma madrugada fue cuando se abrió al público en general la noticia del secuestro y la certeza por parte de la inteligencia israelí que los chicos estaban en la zona de Hebrón. La verdad es que la sensación en la población israelí no era de buen augurio ya que nos comentaban que el final de hechos similares ocurridos en el pasado, cuando el secuestro se daba en Cisjordania, no había sido bueno debido a la dificultad que les plantea el mantener distancia de las fuerzas israelíes en esa zona y la casi imposibilidad de traspasar los controles a efectos de transportarlos a Gaza donde la libertad con la que se mueven los terroristas es mucho mayor.
Siguieron días de mucha angustia en los cuales pudimos ver y sentir las grandes diferencias culturales entre la sociedad israelí y las demás. Esta noticia no se fue desvaneciendo de los titulares a medida que pasaban las horas y semanas, sino que continuó siendo portada y preocupación constante de todos. Se lanzaron campañas en forma inmediata (como la de “bring back our boys” que fue amplificada en varias partes del mundo incluida la Comunidad Israelita de Punta del Este), se realizaron rezos, actos y se firmaron Declaraciones solicitando el regreso inmediato de los chicos a sus hogares (por ejemplo la que fue firmada por la totalidad de los Intendentes asistentes al Congreso citado anteriormente).
Llegó la fecha de retornar a Uruguay y comprobar que la noticia no era en lo más mínimo relevante (fuera de la Comunidad) para los medios. Seguimos a distancia la evolución del caso y vimos con cierta esperanza cuando Israel fue realizando arrestos (los últimos este fin de semana), y con ellos colectando información importante para que los servicios de inteligencia pudieran ir cerrando el cerco sobre los captores y/o dar con los chicos.
A qué viene el título de este artículo entonces?
A que no se precisa tener “poderes” o “capacidades especiales” para saber lo que viene por delante.
Israel y el Pueblo Judío tiene como una de sus premisas fundamentales la búsqueda de justicia y por lo tanto es de prever que en los próximos días (horas) Israel lanzará una contundente respuesta hacia los desalmados causantes de este secuestro y frio asesinato. No hay que ser vidente para saber que esos mismos malnacidos que buscaron a estos chicos con las peores intenciones, pondrán mujeres y niños como escudos humanos para tapar el ojo del mundo y copar tabloides.
Tampoco es necesario reencarnar a Nostradamus para imaginar los titulares hablando del ejército asesino que sin misericordia mata civiles. De respuesta desproporcionada. De “militantes” o “guerrilleros” en lugar de asesinos terroristas a sangre fría. De que la base del conflicto es la ocupación israelí…
Todo lo que se diga, será una patraña si no se pone delante de los ojos del mundo una única verdad: tres chicos israelíes fueron secuestrados y asesinados por parte de una banda terrorista.
No cabe esperar un funcionamiento muy diferente en nuestro país, solo hace falta recordar que en la última guerra del Líbano, la Universidad de la República prestó su sagrado paraninfo para un acto en el cual el denominador común fue el agravio general e irrestricto hacia el Estado de Israel, que todos los medios realizaron una cobertura tendenciosa y mentirosa de lo que sucedía en medio oriente, que proliferaron folletos de agrupaciones de dudosa existencia con fotos de muy mal gusto que acusaban a Israel de estar llevando adelante un genocidio en el Líbano.
Y si…no es necesario ser Ana Clara (y me permito ser escéptico respecto a las capacidades de la buena de Ana) para saber cómo se van a desarrollar las próximas semanas en Israel y proximidades.
Deseamos que el Estado de Israel tenga nuevamente sabiduría para tomar las medidas adecuadas para ajusticiar a quienes son responsables de estos terribles hechos y capacidad para disminuir al máximo las posibilidades de que los mismos se repitan.
Y a las familias de Gilad, Eyal y Naftali, que no sepan más de dolor; porque el dolor más grande que pueden experimentar, ya lo están sufriendo.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay