Velas de Shabat

Viernes 18/08
Re'eh

  • Montevideo: 17:58 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

La fiesta de Purim no es de "horaitá" (Torá), sino una de las fiestas que el devenir histórico del pueblo judío ha motivado. Aunque sus fundamentos no están en la Torá, sí tiene su fuente en un libro de la Biblia, el rollo (Meguilá) de Ester que figura en la tercera parte. La fiesta de Purim se festeja en Adar, más precisamente el 15 de dicho mes. Cuando el año es bisiesto se festeja en Adar II.

Purim significa "suerte" o "destino". Los hechos que dieron origen a esta fiesta sucedieron en la antigüedad, aproximadamente en el Siglo VI A.E.C., en Persia. Allí vivía una importante comunidad judía, cuya vida pendía de su suerte.

Muchos de estos judíos vivían en aquel lugar desde antes de la destrucción del Primer Templo (568 A.E.C.), cuando asumió un nuevo Rey persa: el Rey Assuero, quien gobernó un imperio de más de 127 estados, según los datos del libro de Ester. Lo que caracterizaba la vida palaciega en aquellos tiempos eran distintas intrigas que se tejían contra la ley. También, los grandes banquetes ocupaban parte importante en este tipo de vida. El Rey nombró como primer ministro a Hamán Haagagui, que resulto ser antijudío. Él, según la genealogía, provenía de los Amalekitas, pueblo antiguo que odiaba a los judíos desde remotos tiempos, anteriores a la conquista de Israel por parte de Josué. El Rey Assuero de Persia se enojó con su esposa Vashti, la destronó y ordenó a sus ministros y emisarios que le buscaran una reemplazante. La futura reina debía ser la doncella más bella del Imperio. Así encontramos en este libro de la Biblia el primer concurso de belleza, algo tan frecuente en nuestros días.
Paralelamente a la búsqueda de una nueva reina, Hamán se solía encontrar con Mordejai el judío, un hombre allegado al palacio real. En cierta oportunidad este judío salvó al Rey de una muerte segura que tramaban Bigdan y Teresh, dos opositores. Mordejai no solía postrarse ante Hamán ni le rendía ninguna pleitesía, lo que despertó la ira en Hamán, quien en un ataque de odio decidió que todos los judíos del imperio debían morir. Le presentó este edicto al Rey Assuero para que lo firmara y así poder ejecutarlo inmediatamente. En su escrito acusaba a los judíos de ser traidores al Imperio, que no cumplían con sus deberes ciudadanos y que originaban distintos perjuicios. El Rey creyó en las palabras de su ministro y dejó en las manos de Hamán hacer según le pareciera. Se extendió un odio hacia los judíos en todo el Imperio. Se puede leer la alucinación antijudía de Hamán y ver cuán poco cambió el antisemitismo a lo largo de los milenios: "... hay un pueblo esparcido y disperso por entre los pueblos, en todas las provincias de tu reino, cuyas leyes son distintas de las de todo el pueblo y ellos no cumplen las leyes del Rey, de modo que al Rey no le conviene tolerarlos. Si pues al Rey le place escríbase que sean destruidos..." (Ester III-8-9). Ya había una fecha para este "pogrom", según había caído el Pur en el mes 12, que es el mes de Adar. Un hecho milagroso salvó a todos los judíos del imperio de la muerte: Mordejai tenía una hermosa sobrina, Ester, que él educaba y cuidaba y a quien convenció para que se presentara al concurso de belleza del cual debía salir la futura esposa del emperador. Con visión profética, Mordejai le recomendó a Ester, cuyo verdadero nombre hebreo era Hadasa, que no revelara a nadie su origen judío ni su linaje. Así fue como Ester, la sobrina judía de Mordejai, cayó en gracia a los ojos del Rey y fue elegida como reina y esposa por ser la más bella. Acto seguido, la reina Ester reveló al Rey su origen judío y que si mataban a todos los suyos también la matarían a ella. Sólo este milagro pudo salvar al pueblo judío de la muerte cuando se acercaba el día establecido para aniquilarlo. El Rey mandó llamar a Hamán y lo hizo colgar del mismo árbol que había preparado para ahorcar a Mordejai el 15 de Adar, el día señalado. De esta manera, la fecha prevista para aniquilar a los judíos se transformó en la alegre fiesta de Purim. El 14 de Adar es día de ayuno de Ester. Ese día, ella había fijado revelarle al Rey su origen judío, por lo que pidió a la comunidad que la apoyara espiritualmente para que en su encuentro con su flamante esposo obtuviera la salvación de sus hermanos. Así lo hicieron los líderes judíos, de modo tal que ese día quedó en el calendario como día de ayuno, que comienza al amanecer y se extiende hasta la caída del sol.

Costumbres y Tradiciones

Purim es una fiesta alegre. En el hogar se comen dulces, "Homen tashn" y masitas, que recuerdan el sombrero de tres puntas de Hamán. Se realizan representaciones de relatos de la Biblia como la misma historia de Ester. Los niños se disfrazan para esconder su identidad como lo hizo la reina Ester. Se envían regalos a los pobres y necesitados como relata el libro de Ester, como también se intercambian regalos entre amigos y parientes. Esta costumbre se llama "Mishloaj Manot". En la sinagoga se lee el libro de Ester con su tradicional salmodia. Los niños llevan matracas y cada vez que se lee el nombre de Hamán se lo abuchea tapándolo con el ruido de las matracas. Purim en el renovado Estado Judío es una fiesta colorida y alegre, al igual que en los países de la diáspora. Se toma vino y se recitan bendiciones especiales que aluden a la milagrosa salvación en tiempos antiguos. Se realizan bailes de Purim y se elige a la reina de belleza recordando el relato.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay