Velas de Shabat

Viernes 31/03
Vayikra

  • Montevideo: 18:22 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
20 de mayo de 2012

Una mujer en el mundo comunitario: Dinah Spitalnik

por Janet Rudman

JAI entrevista a Dinah Spitalnik, miembro de la Comisión Directiva de la Nueva Congregación Israelita.

Nos gustaria que nos contaras una breve bio tuya: quien sos, que haces, de que laburas, tu backbround educativo y como emigras a Uruguay.

Tengo 50 años, una hija Marjorie y un regalo de la vida que és mi nietita Luana, con 5 años.

Trabajo hace muchos años en Optica Lux, en el área de marketing y proyectos especiales, además de presidir la Fundación Bastón Verde, que apoya la ley del Bastón Verde para personas con Baja Visión y desde hace 2 años, lidero un proyecto de implementación del Sistema de Estimulación Cognitiva, para pacientes con deterioro por Alzheimer, tanto a nivel privado como de políticas sociales y de estado. Me especialicé en el área de marketing, negociación y comercialización.

¿Fuiste educada en un hogar judío tradicional, fuiste a un colegio judío?

Nací en un hogar judío, de tradiciones sefaradíes, ya que mis abuelos paternos de origen askenazi fallecieron antes que mis padres se casaran y mi mamá Ivetta nació en Yugoslavia, haciendo toda la recorrida de imigrante de la pós-guerra hacia Uruguay. Así como preparo platos tradicionales de origen oriental - el guefilte fish me queda esplendido. Recuerdo con cariño cuando cenábamos en los de mis abuelos los viernes de noche por shabat, las rabietas del Nonno, porque nunca podíamos llegar en hora, difícil ser puntual en Sao Paulo, los viernes de noche…

Realice todos mis estudios en distintos “Lycées Français” empecé aquí en jardinera hasta 1968, después en Buenos Aires hasta 1973 cuando nos mudamos a Sao Paulo,finalicé mis estudios de francés en Lausanne y Annemase. No fui a tnuá, tampoco participé de ningún majané, sin embargo, la bar mitzvá de mi hermano menor, se hizo en Jerusalém, dentro del Kotel.Mi hija hizo su bat en Hebraica de Sao Paulo, y mi nieta recibió la bendición de su nombre hebreo por el Rabino Ariel Kleiner, en la ceremonia de Simjat bat, aquí en la NCI.

¿Te consideras una mujer judía tradicional, es decir la imagen de la idishe mame va contigo?

Me considero una mujer judía tradicional,- poco convencional - idische mame y más aún bobe - muy adecuada a los tiempos modernos. En casa hace ya muchos años, convertimos las recetas tradicionales de mi abuela Duduna, de puñaditos y pizcas a gramos, tazas – y en una aplicación mucho más práctica, llevé a paquetes de verduras congeladas las medidas necesarias para cada receta.

Hoy todas las mujeres de mi familia, logramos clonar a la Nonna sin esfuerzo, eso permitió que transmitir la tradición a través de la comida, sea un disfrute y no una frustración cuando no se lograban los sabores que nos evocaban recuerdos cálidos de la infancia y podemos seguir compartiendo tradición y valores, juntas, através de la cocina. Las mujeres también somos responsabilizadas socialmente para transmitir costumbres, modos de vida, tradiciones, valores, normas y formas de pensar, se dá naturalmente en la división de funciones de los sexos.

¿Cómo te catalogarías del punto de vista religioso, sos masortí, reformista u otro?

Me siento identificada con el movimiento masorti, por eso mi acercamiento a la NCI - cuando regresé a Uruguay, después de 24 años en Sao Paulo, donde frecuentaba la CIP. La práctica del judaísmo és una elección personal y que cada indivíduo opta como quiere vivirla. En la NCI sos siempre bienvenido, nunca nadie te va a cuestionar. En la NCI nunca estás solo. Siempre te estamos esperando.

¿Empezaste a militar comunitariamente desde la juventud o desde cuando se despertó en vos el interes de la actividad comunitaria?

No recuerdo cuantos años tenia cuando empecé a realizar voluntariado. Sin duda fue en mi adolescencia. Lo aprendí con mi padre Jackie (z´l ) y podría afirmar que mayormente fuera del ámbito comunitario ya que las necesidades de la gente son infinitas.

Aquí en Uruguay, después de la crisis del 2002, me sumé a la Fundación Tzedaka, en más de un proyecto como voluntária, mis áreas en general son las de capacitación e inserción laboral, desarrollando talleres como Umetuká de trufas, o La Savonnière de jabones artesanales en su momento. También trabajé en el proyecto Pail – Programa de Ayuda a la inserción laboral.

Ver a un beneficiario encaminado, és muy gratificante. Ver a un joven asumiendo el rol de cabeza de familia, con educación y dignidad, te enorgullece, como si fuera un hijo más.

Fuera del ámbito comunitario judio, apoyo cada tanto a algunos jóvenes puntualmete a pedido de algunas Ong´s.

¿Sentís que tenes mucha tarea como mujer en un equipo de trabajo comunitario liderado por hombres?

Sin duda fui afortunada al ser invitada hace 3 años por nuestro actual presidente de la NCI Daniel Fraenkel para integrar un equipo de directivos muy habilitador en lo que a trabajo se refiere.

En la vida comunitaria, la mujer ha logrado ocupar posiciones de liderazgo en cargos de primera línea de trabajo. La NCI ha sido pionera en la integración de la mujer en todos los aspectos comunitarios, basada en los principios igualitarios del judaísmo masortí. Desde hace décadas estamos integradas a todos los aspectos de la vida comunitaria.

Mis predecesoras en las últimas directivas de NCI, Doris Bruck, Ria Okret y Susy Stern han mostrado un camino a seguir y hoy comparto junto con Alicia Perl, la presencia femenina en la directiva de nuestra insitución.

Esta directiva és muy igualitaria, la opinión femenina, la mirada desde la percepción de la mujer de los temas y sensibilidades, és muy respetada y tomada en consideración.

¿Qué espacios sentís que le falta ganar a la mujer dentro de la comunidad judía y dentro de la sociedad uruguaya?

La mujer que decide dedicar tiempo al trabajo comunitario, donde debe sumarle a su cotidiano del trabajo doméstico y profesional el comunitário, termina ejerciendo una triple jornada, ya que todos ocupan y exigen la responsabilidad de las funciones asumidas, con sus requerimientos, urgencias y compromisos.

Sin duda, se enfrentan una serie de conflictos tantos en las relaciones sociales como en las familiares y muchas veces con nosotras mismas, porque la línea de donde están las prioridades se ve un poco desdibujada, ya que todas esas funciones son importantes para nosotras en lo personal, pero no siempre el entorno lo vive de la misma manera. Los espacios para las mujeres dentro de nuestras comunidades y dentro de la sociedad uruguaya, están.

Cabe a cada una de nosotras ir a buscarlos, ocuparlos y volcar en esa decisión todo nuestro entusiasmo, energía y capacidades y principalmente compromiso para lograr esparcir nuestros granitos de arena, donde nos lo propongamos.

Tuve el honor de haber sido invitada por nuestro actual presidente Daniel Fraenkel para ser parte de la actual Comisión Directiva y vuelvo a ser convocada junto con Alicia Perl, por el futuro presidente de la NCI, Roby Schindler a continuar renovando; acompañándolo en la próxima comisión directiva esta vez como Secretario General.

El trabajo voluntario te espera, siempre. Te necesita y con los años, aprendes que tu lo necesitas a él también.

JAI te agradece por ayudarnos a difundir la importante labor que desempeñas dando horas de tu tiempo de manera loable y construyendo comunidades que dan sustento al judaísmo día a día.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay