Velas de Shabat

Viernes 28/04
Tazria-Metzora

  • Montevideo: 17:47 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
2 de febrero de 2011

¿Porqué cumplirlas?

Las respuestas pueden ser variadas, la más simple y difícil de aceptar y actuar es decir que deben ser cumplidas porque son órdenes emanadas directamente de H’.

¿Tienen motivo las mitzvot?

Obviamente que sí, aunque no interesa conocerlo, si es que está a nuestro alcance el hacerlo.

  • Hay algunas que tienen explicación dada en la Torá, por ejemplo, la mitzvá que establece que el rey hebreo no debe tener muchas esposas, porque en ese caso, ellas perturbarían su dignidad y extraviarían su corazón y entendimiento.
  • Otras mitzvot son explicados por los jajamim (sabios), por ejemplo, algunos explican que todas las leyes relativas a la kashrut (aptitud de los alimentos para ser ingeridos) tienen como finalidad la de educar al hombre en la autodisciplina, en la trascendencia de las apetencias y pulsiones que nos aproximan a los animales. Al respecto podemos citar Bereshit Rabá 44:1, donde Rav enseña que: "...las mitzvot fueron instituidas únicamente para disciplinar y refinar a los hombres. ¿Qué más le da a H’ si un animal es sacrificado de una manera más bien que de otra? Las leyes respectivas son medidas disciplinarias, para refinar a los que las cumplen".
  • Otras mitzvot pueden ser entendidos con la lógica humana, sin recurrir a grandes elaboraciones, por ejemplo, no robar, porque si lo hago, ¿quién me protege de que a otro se le ocurra robarme?.
  • Pero hay varias mitzvot que sus fundamentos permanecen en secreto para los hombres, por ejemplo, la purificación por intermedio del ritual de ‘La vaca roja’. Todos los que son fieles a la Torá aceptan que sean comprensibles o no, sean ‘fáciles’ de hacer o en extremos complicadas, igualmente (si es posible) deben ser respetadas. En definitiva, el entendimiento humano jamás podrá expresar la Realidad de H’, ni comprender todas Sus acciones, por lo cual, aunque creamos conocer el fundamento de las mitzvot, eso no nos libra de permanecer en la incertidumbre, y en la obligación de su cumplimiento.

¿Hay qué esperar recompensa material por el cumplimiento de las mitzvot?

Nuestro jajamim enseñaron que en nuestra relación con H’ no hay que hacer como los empleados que trabajan a cambio de ganancias (ver Avot 1:3), sino que hay que servirLo con amor y respeto. Por lo cual no hay que esperar tener recompensas por el cumplimiento de las mitzvot. El mejor premio es haber cumplido la palabra de H’, y la oportunidad de hacer otra mitzvá derivada de la anterior, como ya anotáramos más arriba. Sin embargo, los jajamim enseñan además de los beneficios por el aporte a la convivencia y a la concordia entre las personas, la verdadera recompensa la obtiene la persona luego de su defunción, en el Olam Habá, el Mundo Venidero. Por ejemplo, Pea 1:1 (también Talmud Bablí, Shabat 127a), enseña las acciones merced a las cuales la persona "goza de su realización en la vida terrena, mientras su rédito perdura en la Eternidad", por lo cual es fácil de entender que hay dos tipos de ‘ganancias’, una pasajera y efímera que se da en Este Mundo, y la principal que se obtiene Más Allá. Maimónides al comentar esta mishná afirma que cada acción positiva que la persona ejerce sobre el prójimo le trae recompensa en este mundo. Más modernamente, tal como enseñara Rav Mitrani (‘Bet Elokim’) parte de la retribución por las mitzvot sociales se obtienen en este mundo, ya que posibilitan o facilitan la vida material. Pero, para todas las mitzvot, aunque preferentemente las relativas a H’, la recompensa se halla el Mundo Venidero. Ya que, las mitzvot sirven también como ‘entrenamiento’, como aliento y fortaleza del espíritu humano, que a su tiempo retornará al Creador, como está dicho: "Y el polvo se torne a la tierra, como era, y el espíritu se vuelva a Dios que lo dio." (Kohelet 12:7). Éste es el afamado paraíso de los justos (de todas las naciones). El paraíso en el tiempo de retorno a H’, en una condición pura y ‘trabajada’ del espíritu. Pureza que se obtiene a través del correcto cumplimiento de las mitzvot en este mundo. Paraíso que es el espíritu que goza y aprehende la "Gloria de la Shejiná" (Rav Shneur Zalman, ‘Igueret HaKodesh, 17).

Fuente: texto publicado por el Licenciado Yeuda Ribko en la página Darjei Noam.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay