Encendido de Velas

Viernes 14/12
Vaigash

  • Montevideo: 19:35 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Rabino Mendy Shemtov

Director Ejecutivo de Jabad Uruguay

23 de noviembre de 2018

Me di cuenta que quería un hijo más

Ayer, un amigo me comentó lo siguiente: "Siempre quise tener un cuarto hijo. Ahora, que finalmente tengo un cuarto hijo, me di cuenta, que quiero un quinto hijo."

Es impresionante, pero, esas palabras, tan honestas y reales como fueron, sin lugar a duda, expresan un concepto básico, un sentimiento profundo y muy fuertemente arraigado en el ser humano, de que, tener hijos, es una bendición, y más hijos, más bendición aún.

Cuántas personas conocemos todos, que están intentando tener hijos, y tanto quisieran poder tener por lo menos un hijo, un primer hijo, y todavía no han podido concebir? Cuántas parejas viven con profundo dolor, imaginándose que su deseo más grande e íntimo, de ser padres, parece cada vez más distante

Solo pensar en esto último, subraya más claramente la necesidad y la responsabilidad que tenemos todos de asegurar que ese sagrado sentimiento y reconocimiento, se mantenga vivo y presente, en particular entre los jóvenes que mañana formarán sus familias, y a quienes el mundo que los rodea les habla de otros "valores", otras "bendiciones".

Pero, ¿de qué manera lo logramos?

* * * *

En la lectura semanal de Vaishlaj, que estudiamos esta semana y leemos en sinagogas en cada rincón del mundo, encontramos una conversación entre Iaakov (Jacob) y Eisav (Esau), progenitores del pueblo de Israel y el pueblo de Edom, respectivamente.

Eisav, sorprendido, ve a sus sobrinos, los hijos de Iaakov, los Hijos de Israel, por primera vez, y le pregunta a su hermano, "¿quienes son estos?". Iaakov responde, "los hijos que me dio Di-s".

Aquí está encapsulada la realidad de ese entonces, y la realidad de hoy.

Eisav, no concebía que Iaakov tuviese tantos desentiendes. No entendía como podía ser una persona tan dedicada al trabajo y exitosa espiritual y materialmente, y al mismo tiempo criar una familia tan numerosa y correcta.

Iaakov entendía con mucha claridad que cada hijo e hija que él tenía, cada alma que le nació, era una bendición de Di-s. Incangeable por nada de valor material o espiritual. Nada es más importante, más valioso, más rico y preciado, que un hijo quien Di-s eligió poner en mi cuidado, para proteger, nutrir y educar, con responsabilidad, alegría y amor.

Y eso se nota también en otra cosa que la Torá nos cuenta acerca de Iaakov y su actitud frente a las cosas que tenía y las almas que estaban a su cargo.

“Para su familia hizo casas, y a sus animales les hizo cabañas.” Explica el jasidismo, que casas representa algo solido, algo permanente mientras que cabañas representa lo precario, lo secundario. Para Iaakov, lo mas importante era la vida y lo espiritual y en segundo plano, lo material.

* * * * *

Entonces, este es el secreto para lograr lo que nos propusimos al principio de este articulo:

¿Quieres hijos que sepan expresar y desarrollar esa natural necesidad y deseo por tener hijos, y más hijos? Hazlos sentir que para ti ellos son más importantes que un millon de dolares. Que las noticias, que la moda, que el whatsapp. No hay mucho misterio. Una niña que ve a su madre quejarse, y para peor, enojarse, constantemente de que sus hijos ensucian toda la casa, y que “son imposibles” por esto o lo otro, o un niño que entra al estar y su padre está en el celular y no levanta siquiera la vista al darse cuenta que entró, o peor, no se da cuenta que entró su hijo, con todas estas actitudes, chances son, que a) el hijo sienta que la alfombra de india, la carrera, el título, o el noticiero, chisme o comentario por whatsap del amigo, son más importantes que ellos, sus hijos y b) que todo es más importante entonces que sus propios futuros hijos, si es que los tiene, porque no parece ser al fin y al cabo tan importante como la carrera, el trabajo o el estatus social.

* * * * *

Estamos todos aquí, gracias a los padres y madres, que, muchos en situaciones donde todo indicaba lo contrario, hicieron el esfuerzo, el recipiente para que las bendiciones de Di-s, cuando llegasen, puedan desarrollarse y ser las personas escribiendo y leyendo estas líneas. Esta en nuestras manos, y mentes claras, la oportunidad y obligación de asegurar que en el futuro nos agradezcan multitudes, por nuestra parte en darles la oportunidad que nos dieron a nosotros, algunos al engendrarlos, permitirles estar, y otros al permitirles creer, reconocer y celebrar, la felicidad y bendición, de formar ellos una familia y traer almas al mundo, y todas esas bendiciones infinitas que las acompañan.

Hagamos todo lo posible para que se mantenga ese natural deseo que sanamente tenemos, y entonces quienes puedan tener hijos, los tengan, sin prejuicios, y recemos por quienes precisan y quieren tenerlos, pero están pasando momentos de desafíos al respecto, para que se cumplan sus sueños bendecidos. Pronto.

Dedicado al 90 aniversario del casamiento del Rebe y la Rebetzin, que sus méritos nos protejan, el 14 de Kislev.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay