JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Anna Donner Rybak

Nació en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. En 1993 se recibió de Analista de Sistemas. Desde 1990 hasta 1996 fue docente en la Universidad del Trabajo del Uruguay de las materias Programación de Sistemas y Lógica. En 2011 fue columnista de la revista "Mundo Latino" publicada en Israel. En 2012 publicó su primer novela en papel en Uruguay; "La Judía de Montevideo".

12 de setiembre de 2018

Ya ni un “Shana Tová”

Que siempre hubo antisemitismo en Uruguay no es ninguna novedad. A todos seguramente al menos una vez en la vida alguien lo siguiente: —¿Pero vos sos judío? ¿De verdad? ¡No parecés! Vos… ¡sos bien! —. La frasecita en cuestión era un modo encubierto de antisemitismo, lo sabíamos y dolía. Pero por aquello de que todo tiempo pasado fue mejor, otrora no teníamos la menor idea de cuánto cambiaría esa situación.

Estamos en tiempos de jubileo ante el nuevo año que se presenta y los amigos y conocidos nos envían sus mejores deseos a través de tarjetas y bendiciones.

Hasta ahora. Porque las fauces del más abyecto antisemitismo posmoderno, mucho más virulento y cruel, entiende que no tenemos derecho ni a ser felicitados ni bendecidos. Así lo ratifican los hechos acaecidos la víspera, los cuales me dejaron absolutamente paralizada, porque yo creía que a estas alturas mi capacidad de asombro estaba agotada. Yo siempre fui una atea futbolera, por lo tanto no suelo navegar por las fan page de los cuadros de fútbol, pero ayer hice una excepción: en la master page de Facebook de Peñarol estaba publicada la siguiente felicitación:

“A todo el pueblo judío, un afectuoso saludo de Peñarol por el nuevo año 5779. Salud!”

Cuando empecé a bucear entre los comentarios de los seguidores de la página el espanto y el horror me dejaron atónita: según los excelsos navegantes, ya no podemos ser felicitados por nuestro año nuevo, dado nuestro carácter de “Sionistas Asesinos”, por lo que piden que la página saque el saludo hacia nuestro año nuevo porque no quieren “entreverar” algo tan bello como el fútbol con nosotros, pérfidos judíos. De más está decir que ya los antisemitas no tienen escrúpulos de ningún tipo. Porque una cosa es la postura política con respecto al conflicto del Medio Oriente y otra muy distinta es el saludo hacia una colectividad por su año nuevo. Nuevamente los antisemitas disfrazados de antisionistas afilan sus cuchillos, ahora con un desparpajo jamás visto: hacen cada vez menos hincapié en la “excusa”: el conflicto, para apasionarse con el “fin”: el ser judío.

Como judía y como ser humano, desconozco al país que me vio nacer. Por momentos podría estar perfectamente en la Europa de la cual huyeron mis abuelos. Porque negarnos el derecho a ser felicitados por nuestro año nuevo es un hecho deleznable, es clavar el puñal en el lugar donde más duele, es estar en un estado de barbarie que ya se ha salido de control.

Parecería que ahora todo está permitido, comenzando por el respeto a los mayores, a las instituciones, a los maestros. La impunidad está a la orden del día: Si a una madre le molesta la calificación que la maestra le puso a su hijo, se presenta en la puerta del centro educativo y la agrede físicamente. ¿Cuándo comenzamos a caer en el averno? ¿Cómo hemos llegado a esto? Hoy, están permitidas las faltas de respeto, los improperios, y más. Parecería ser que en este camino de “Lo Inclusivo”, todo está permitido. Todos se rasgan las vestiduras por la no discriminación al diferente, por la diversidad… por los derechos de las minorías… pero es todo de cartón, es una pose. Porque escribir “Todes” no construye ni suma a la no exclusión de ninguna minoría. Porque escribir “Todes” y vandalizar monumentos lo que muestra es al monstruo de la intolerancia y la discriminación como un pulpo negro con mil tentáculos.

“Así está el mundo, amigos”, cerraría el noticiero. Así está mi país, amigos. Tan así que no podemos recibir un “Shana Tová” sin ser señalados como judíos. Qué dolor.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay