Encendido de Velas

Viernes 16/11
Vaietzé

  • Montevideo: 19:11 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
31 de agosto de 2018

Cientos de personas piden en Tel Aviv la expulsión de inmigrantes ilegales

Cientos de personas se manifestaron en el sur de Tel Aviv para pedir al Gobierno que expulse a los inmigrantes en situación ilegal que viven en esa zona.

Durante la protesta, en la que se acusó al Ejecutivo de fracasar en la deportación de los inmigrantes, entre los que también hay solicitantes de asilo, algunos manifestantes llevaron pancartas en las que se leía: “Nos prometieron la expulsión, tenemos una zona de guerra”, y se reclamó que se “devuelvan los barrios a los ciudadanos israelíes”, recogió el portal de noticias Walla.

“Es hora de hablar abiertamente y sin corrección política (…) No les queremos aquí: eritreos, sudaneses, indios, georgianos, moldavos, ucranianos, colombianos, nepalíes, filipinos y todos los demás que entraron o se quedaron en Israel de manera ilegal”, dijo la activista Sheffi Paz, que instó al primer ministro, Benjamín Netanyahu, a que actúe de inmediato.

Según Walla, en la protesta se quemó una bandera de Eritrea y fotografías del Ministro del Interior y líder del partido ultraortodoxo sefaradi Shas, Aryeh Deri, un gesto que fue condenado por varios políticos, incluidos ministros y diputados.

El ministro de Turismo, Yariv Levin, se opuso a la quema pero arremetió contra la Corte Suprema, a la que culpó por “haber saboteado todos los intentos legislativos por resolver el problema de los infiltrados”, como les considera Israel.

El ministro de Asuntos de Jerusalén y Protección Medioambiental, Zeev Elkin, respaldó la petición de los residentes y entendió su enfado con el Gobierno, pero aseguró que eso no justifica la quema de las fotos de políticos.

El pasado abril, el Ejecutivo canceló un plan de deportación forzoso y masivo al no lograr acuerdo con un tercer país, lo que dejó en el limbo a alrededor de 38.000 inmigrantes ilegales africanos, principalmente de Eritrea y Sudán, de los que la mayoría llegó al país a pie cruzando el desierto del Sinaí egipcio antes de que Israel construyese una valla de seguridad para evitar su llegada.

Miles de ellos se concentran en zonas empobrecidas del sur de Tel Aviv.

Según la Autoridad de Población, Migración y Fronteras, unas 15.000 personas procedentes de esos países solicitaron asilo desde 2013, y la ONG Hotline para Migrantes y Refugiados asegura que tan solo diez eritreos y un sudanés lo consiguieron, mientras que 7.000 vieron su petición rechazada. EFE y Aurora


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay