JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
8 de mayo de 2018

El antisemitismo palestino y sus vínculos con el nazismo

Por Marcelo Wio

Algunos se han sorprendido con los dichos antisemitas del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, afirmando que la “cuestión judía” en todos los países europeos, el sentimiento “anti-judío no se debió a su religión, sino a su función en la sociedad, que tenía que ver con la usura, los bancos, etc.”. Un tópico del antisemitismo: el judío prestamista, que controla las finanzas, que esquilma al resto.

Según declaró Abbas el 30 de abril de 2018 ante el Consejo Nacional Palestino, en Ramala, el Holocausto – es decir, el asesinato sistemático, industrializado de seis millones de judíos europeos – se debió al comportamiento de sus víctimas…

Pero estos disparates antisemitas de Mahmoud Abbas no son una excepción. Son, antes bien, la regla.

En diciembre de 2017, ante la Organización de Cooperación Islámica, Abbas acusó a los judíos de ser “excelentes en fingir y falsificar la historia y la religión". “Son maestros en esto, y se menciona en el sagrado Corán que fabrican la verdad…”.

Y en enero de 2018, ante el Consejo Central de la OLP, espetó:

Israel “es un proyecto colonialista que no tiene nada que ver con los judíos”.

Es decir, negaba el derecho de autodeterminación del pueblo judío, y negaba los vínculos históricos de este pueblo con su tierra.

“Israel ha importado escalofriantes cantidades de drogas para destruir a la generación más joven” de palestinos.

Otra acusación propia del Mein Kampf que de un supuesto líder palestino “moderado”.

Lo dicho, nada nuevo.

A fin de cuentas, Abbas es un conocido negacionista del Holocausto que en su tesis doctoral negó la severidad del Holocausto y afirmó una “relación secreta entre los nazis y el movimiento sionista”.

La historiadora del Holocausto Deborah Lipstadt calificó el discurso del presidente de la Autoridad Palestina – aunque su mandato expiró a principios de 2009 - de “antisemitismo clásico” y de realizar una “reescritura de la historia” destinada a encuadrar a los judíos como colaboradores nazis, según recogió el diario israelí Times of Israel.

Esta falacia oculta, o pretenden hacerlo, una colaboración muy real y muy documentada entre el Gran Muftí de Jerusalén Haj Amin al-Husseini y el nazismo. Daniel Schwammenthal comentaba en el Wall Street Journal, en 2009, que ya en 1920 y 1921 fue el muftí quien orquestó las revueltas anti judías en el Mandato de Palestina, así como también los pogromos árabes de 1929 que destruyeron la antigua comunidad judía de Hebrón.

En tanto que el politólogo alemán Matthias Küntzel explicaba que ya en la primavera de 1933, el Muftí estaba buscando una alianza con la Alemania Nazi.

Haj Amin al-Husseini junto a Adolf Hitler, 1941 (Heinrich Hoffmann Collection/Wikipedia)

Desde la programación en árabe – dirigida desde 1941 por el Muftí, que había emigrado a Alemania - de la radio Zeesen (Berlín), Al-Husseini incitaba a las masas árabes contra los judíos.

Küntzel explicaba que el Muftí, para tal fin, inventó una nueva de forma de antisemitismo (o judeofobia), rehaciéndolo en un molde islámico. Fue – decía el académico alemán – el primero en traducir el antisemitismo cristiano a un lenguaje islámico, creando así el “antisemitismo islámico”.

Tampoco hay que olvidar el papel del Muftí en el reclutamiento de musulmanes para servir en las filas nazis. De hecho, entre los logros más notables del Muftí se encuentra la creación de una división musulmana de las Waffen SS en Bosnia y Herzegovina, conocida como la División Handschar, que cometió brutales crímenes de guerra contra los serbios cristianos, contra gitanos y judíos.

Haj Amin al-Husseini saludando a los voluntarios musulmanes de las Waffen-SS, noviembre de 1943 (Bundesarchiv/Wiki Commons).

El propio Küntzel sostenía que en 1946 Al-Husseini era buscado por crímenes de guerra por Gran Bretaña y Estados Unidos, entre otros. Mas, para evitar estropear sus relaciones con el mundo árabe, decidieron renunciar a enjuiciarlo penalmente.

El Museo del Holocausto de Estados Unidos indicaba que el muftí pasó los siguientes años de su vida – hasta su muerte en 1974 - difundiendo propaganda anti-judía, anti-sionista y anti-israelí.

Y Abbas parece seguir su mismo camino de incitación al odio y la violencia contra los judíos.

Fuente: m.elimparcial.es


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay