Encendido de Velas

Viernes 20/07
Devarim

  • Montevideo: 17:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Eduardo Kohn

Dr.en Diplomacia,egresado de Facultad de Derecho de UDELAR. Director de B'nai B'rith para América Latina.

4 de mayo de 2018

Historia de un odio renovado

Esta semana,el Presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas hizo un alegato antisemita que provocó reacciones en toda la Unión Europea, en Naciones Unidas, y obviamente en Israel y las comunidades judías.

La judeofobia de Abbas no es nueva sino que comienza con su banalización del Holocausto hace ya 36 años en una seudo tesis que publicó en la ex Unión Soviética, un lugar que le quedaba muy cómodo a su forma de ser y pensar.

La necesidad de ejercer un comportamiento político presuntamente aceptable para jugar algún rol en la escena política mundial, lo llevó a dejar guardado en un cajón sin llave su real pensamiento.

Ahora, decidió sincerarse,sabiendo que igual su historia de odio tiene sobrados apoyos,incluyendo en nuestra América Latina.

El enviado de la ONU para Oriente Medio, Nickolay Mladenov, calificó como “inaceptable” y “profundamente preocupante” el discurso de Mahmud Abbás, quien sostuvo ni más ni menos “ que el Holocausto no fue provocado por el antisemitismo sino por la conducta social por parte de los judíos y cuestiones financieras”.Abbás agregó que “el odio hacia los judíos no fue por su religión, sino por su función en la sociedad”, y acusó al régimen nazi de impulsar la migración judía al entonces Mandato Británico en Palestina en 1933.

“El presidente palestino, Mahmoud Abbás, optó por utilizar su discurso en la apertura del Consejo Nacional Palestino para repetir algunos de los insultos antisemitas más despectivos, incluida la sugerencia de que el comportamiento social de los judíos fue la causa del Holocausto”, declaró Mladenov, y agregó que “el Holocausto no ocurrió en el vacío y fue el resultado de miles de años de persecución. Es por eso que los intentos de reescribir, minimizar o negarlo son peligrosos”. “Negar la conexión histórica y religiosa del pueblo judío con la tierra y sus lugares sagrados en Jerusalén se opone a la realidad”.Mladenov dijo que los “líderes tienen la obligación de enfrentar el antisemitismo en todas partes y siempre, no perpetuar las teorías conspiratorias que lo alimentan”.

Podemos agregar los comentarios de cada Presidente o Primer Ministro europeo,similares o más contundentes aún que las de Mladenov, pero no nos extendamos en algo que nuevamente ha quedado claro.La paz no llega a través del odio sino a través de reconocimientos mutuos, concesiones arduas y complejas, y el cumplimiento de las obligaciones. Así lo entendieron Egipto e Israel y Jordania e Israel.Seguir creyendo que cualquier intento parecido a la paz se puede hacer a costa de la desaparición del otro es seguir alargando el sufrimiento de la gente, el sufrimientos de los pueblos. A Abbas, sus cómplices, sus socios, no les importa porque nunca les interesó. Por eso hoy son un grupo de poder con fortunas incalculables y tienen enfrentamientos internos sin fin. Cuando lleguen los discursos serios se prenderá una luz al final del túnel. Lo que hizo Mahmoud Abbas esta semana fue dinamitar el túnel.

Dr. Eduardo Kohn


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay