Encendido de Velas

Viernes 24/11
Vayeitzei

  • Montevideo: 19:19 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

David ben Jaim

Nacio el 11 de Abril de 1933 en Concepción, Chile.
El año 1939 la familia se traslada a Santiago. El año 1943 se incorporo al JIS (Juventud Israelita Sefaradí) formando parte de la Directiva que en 1947 adhiere a Hanoar Hatzioní, quedando a partir de ese instante, integrado al sionismo en forma indivisible.
Sus primeros comentarios los escribio a partir de 1964 y de 1970 en adelante, se incrementan hasta llegar a ser parte de su ser.
Estos comentarios se han publicado en la casi totalidad de medios comunitarios chilenos, principalmente en El Vocero y Jadashot de la Comunidad Sefaradí.
En la actualidad, es columnista habitual del portal electrónico ANAJNU.

31 de octubre de 2017

¿ESTARÁN TRATANDO DE TRANSFORMAR A LOS KURDOS EN LOS JUDÍOS MUSULMANES?

Queridos amigos, en el mundo inmoral, corrupto y de doble estándar generalizado, que estamos viendo en nuestros días, ya nada puede sorprendernos. En este momento, mi atención se dirige al pueblo Kurdo y como, por intereses creados y por falta absoluta de pudor, se está actuando en contra de éstos, con una hipocresía casi comparable con lo que se hace con Israel.

No soy experto en la historia del pueblo Kurdo y del lugar en que habitan desde hace mucho tiempo, el Kurdistán, por lo que recurrí a Google y me encuentro con la información que sus orígenes se remontan al 612 a.e.c. siendo descendientes directos de los medos, los cuales dominaron la zona hasta ser derrotados por los persas. Esta información, al trasladarla a lo que ha llamado mi atención de lo que está ocurriendo en la actualidad, refuerza enormemente mi idea de una victimización de este pueblo, por intereses de otras naciones, las cuales, sin mayor problema, incurren en contradicciones espantosas, como ya veremos a continuación.
Habiendo abandonado el relato de Google, para ir directamente a mis apreciaciones, los invito a remontarnos al final de la Primera Guerra Mundial y el desmembramiento del hasta entonces poderoso Imperio Turco Otomano y como los vencedores Imperios Británico y Francés, procedieron a repartirse el despojo, creando las bases para los conflictos que hasta hoy, aquejan al Medio Oriente.
Ambas potencias de la época, se reparten el sector, dando origen a naciones sin considerar las lógicas raciales de los nuevos países, sino que primando sus propios intereses, dividiendo naciones por rayas efectuadas frente a un mapa, sin considerar quienes habitaban dichos territorios. Así, mezclando Tribus, Clanes y costumbres, vemos al pueblo kurdo, que es lo que hoy nos preocupa, repartido entre Turquía, Siria, Irak e Irán.
El pueblo kurdo, estaba formado por disímiles tribus, con costumbres, idioma y religión similares, con variantes típicas de la época, si recordamos la antigüedad de sus orígenes y destacando que, con la expansión del islamismo por esa parte del mundo, siendo todos musulmanes, mantuvieron tradiciones que conformaron diferencias que persisten aun en nuestros días.
Repartidos los kurdos entre 4 países, se enfrentan a realidades de sometimiento diferentes, según el país en el cual les tocó quedar destinados. En Turquía, vivieron con relativa tranquilidad hasta que en 1984, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, conocidos como PKK, de clara inspiración comunista, inicia una guerra de guerrillas que duraría hasta 2013, en que se logra un Cese del Fuego, luego de contabilizar más de 40 mil muertos.
Tanto el gobierno turco como la mayoría de los países occidentales, consideran al PKK un grupo terrorista, dada la costumbre de éstos, de efectuar permanentes ataques terroristas, causando muertes y daños cuantiosos entre la población civil turca.
En Irak, logran una relativa autonomía, la cual se acrecentó luego de ser derrocado Saddam Hussein. En Siria logran una convivencia sin grandes contratiempos y en Irán, a partir del gobierno de los Ayatolas, son aislados dentro de la dictadura que afecta a la nación toda.
Llegamos a la época reciente en que, junto con la frustrada “Primavera Árabe” surge el fenómeno del Estado Islámico (EI) que, con una velocidad asombrosa, logra apropiarse de gran parte de Siria e Irak. Luego de múltiples y lamentables dudas por parte de Occidente, se deciden a intervenir, encabezados por EEUU, siendo la táctica generalizada, el enviar armas, financiamiento e instructores, sin intervenir directamente en el conflicto armado.
Sin lugar a dudas, el inicio de la lucha en contra del EI es una mancha vergonzosa para los países involucrados, ya que el fanatismo y crueldad de los integrantes del EI, los transforma en una fuerza imbatible, hasta que, finalmente, los Peshmerga, nombre con que se conoce al ejército kurdo, interviene, logrando abrir paso al gobierno iraquí, firme e ineficazmente respaldado por EEUU, pueda actuar y obtener éxito, frente a las fuerzas del EI, hasta entonces imbatibles.
Aquí, con la intervención de los kurdos, se da origen al enredo más difícil y vergonzoso de nuestros tiempos. EEUU, Turquía, Siria e Irak, combaten sin éxito, contra el salvajismo del EI. EEUU da apoyo logístico a los kurdos, los cuales lograr revertir la situación. Turquía y EEUU se supone que luchan relativamente juntos contra el EI, pero, al mismo tiempo, el gobierno de Ankara se opone a que EEUU respalde a los kurdos. Bashar al Assad, lucha contra los terroristas del EI, independiente de enfrentarse contra decenas de otros grupos opositores, algunos de ellos, respaldados por EEUU. El gobierno sirio es respaldado y salvado, por la intervención de Rusia e Irán, quien ordena a los terroristas libaneses de Hezbollá, respaldados y armados por ellos, de defender al tirano sirio, logrando salvarlo cuando ya se veía inminente su caída.
Siria, Rusia e Irán, luchan contra el EI y contra los kurdos, que ya vimos, son los únicos que logran parar a los fieros terroristas del EI.
Hoy, nos encontramos con un EI totalmente disminuido y, en el aspecto militar, en franco retroceso, lo que no quiere decir que esté derrotado, ya que está aumentando su influencia en otros países, que dejaremos por el momento, fuera de este comentario, por apartarse del tema kurdo.
Con el éxito militar de los Peshmerga, resulta lógico que resurjan los sentimientos nacionalistas de este pueblo tan abandonado por el mundo. Divididos entre 4 países, se alzan voces, cada vez con más respaldo, en orden que habría llegado el momento de otorgarles un mayor reconocimiento e independencia.
En Irak, pretenden aumentar su autonomía. En Siria, su derecho a vivir acorde a sus ideas y costumbres y en Turquía, a poder vivir como nación, al pedir un reconocimiento al Kurdistán tan postergado e ignorado.
Sorprendentemente, ahora todos, salvo Israel, pretenden acallar los gritos de libertad y reconocimiento al pueblo kurdo.
Los palestinos, que como latamente, hemos visto que les basta dos años de permanencia en Palestina, para ser considerados con “derechos ancestrales” tienen el descaro de oponerse a las aspiraciones de libertad e independencia de los kurdos milenarios. Los 4 gobiernos que poseen parte de Kurdistán, todos los cuales no dudan en respaldar a los palestinos en sus afanes independentistas, se niegan a otorgar esa independencia, a sus ciudadanos de origen kurdo y que habitan desde hace 2,5 milenios, el Kurdistán.
Estados Unidos, en una política inexplicable, le retira su respaldo a los kurdos, ante la presión de Turquía, cuya lealtad deja mucho que desear, desconociendo que gracias a ellos, los terroristas del EI se encuentran en el estado actual.
Ninguna nación europea, americana o africana, se ha pronunciado a favor de la independencia de Kurdistán. Los mismos que no dudan en votar en la ONU, Unesco y tanto organismo internacional, dispuesto a sancionar a Israel, respaldando los supuestos derechos palestinos, se aproblema en negar esos mismos derechos a los kurdos, pese a que la historia, la verdadera historia, está racionalmente a favor de estos y no de los primeros.
Ya se nos hizo una costumbre que el mundo desconozca los derechos de Israel a defenderse, a prosperar en su propio país y a vivir como cualquier ciudadano del mundo. Estamos viendo, en estos momentos, la repetición de tal iniquidad, pero esta vez, con un pueblo de religión musulmana y, paradójicamente, el único que ha levantado su voz para reclamar y defender el derecho kurdo a su propia identidad y manera de vivir, es el Estado de Israel. Felizmente y a diferencia de las múltiples naciones que, en su momento han recibido la ayuda de Israel, persisten en darle la espalda, en Kurdistán se reconoce el respaldo israelí, al punto que en múltiples manifestaciones de protesta, junto a las banderas kurdas, se ven banderas de Israel y, lo más importante, siendo musulmanes kurdos los que las portan.
Lamento profundamente que la ceguera humana esté llevando a los kurdos a un camino de rechazo a sus legítimas aspiraciones, ya que nosotros, los judíos, sabemos por haberlo sufrido largamente, lo que daña esta discriminación.
David ben Jaim


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay