Encendido de Velas

Viernes 15/12
Mikeitz

  • Montevideo: 19:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

David ben Jaim

Nacio el 11 de Abril de 1933 en Concepción, Chile.
El año 1939 la familia se traslada a Santiago. El año 1943 se incorporo al JIS (Juventud Israelita Sefaradí) formando parte de la Directiva que en 1947 adhiere a Hanoar Hatzioní, quedando a partir de ese instante, integrado al sionismo en forma indivisible.
Sus primeros comentarios los escribio a partir de 1964 y de 1970 en adelante, se incrementan hasta llegar a ser parte de su ser.
Estos comentarios se han publicado en la casi totalidad de medios comunitarios chilenos, principalmente en El Vocero y Jadashot de la Comunidad Sefaradí.
En la actualidad, es columnista habitual del portal electrónico ANAJNU.

27 de setiembre de 2017

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA YOM KIPUR?

Queridos amigos, en breve, estaremos sentados en la Sinagoga, por haber tenido la gracias de HASHEM de llegar a un nuevo Yom Kipur.

En este comentario, no me voy a referir al significado de este, el más sagrado de los días para todo judío, al punto que ya tenemos muy claro que, salvo Pesaj y su Primer Seder, no existe otro día más importante, al punto de tener, lamentablemente, cada día más judíos sólo de Pesaj y Kipur.
En esta oportunidad, los invito a que nos dediquemos a examinarnos a nosotros mismos, de manera de llegar a determinar, lo más fielmente posible, si cada uno de nosotros, nos encontramos preparados para enfrentarnos a tan trascendental día y el verdadero significado que deberá tener para nosotros. Este, sin lugar a dudas, será un análisis que será sólo para nosotros, no para presentarlo a nuestros seres queridos, sino, para que, hasta donde podamos ser imparciales y objetivos, nos enfrentemos nosotros, nada menos que ante nosotros y nuestro yo interior.
¿Recordamos las promesas que nos hicimos el año pasado, en este mismo día? ¿Cuántas de ellas las cumplimos y cuales quedaron sólo en una promesa?
Sin lugar a dudas, rogamos a Hashem que nos perdonara y, en algún momento del día, nos propusimos perdonar a nuestros semejantes, ya que escuchamos en nuestras oraciones que, para ser perdonados, primero debíamos aprender a perdonar. ¿Lo hicimos?
Una de las cosas más fáciles en Yom Kipur, es solicitar al CREADOR que nuestros pecados sean perdonados. ¿Perdonamos las ofensas recibidas? ¿Cuántas razones encontramos en nuestro yo interior que nos indicó que lo que a nosotros nos hacen, voluntaria o involuntariamente, no son acreedoras de perdón. Lógico, lo hicieron no a un tercero sino que a nosotros, y eso, sin discusión nos duele, nos afectó, motivo por el cual no es tan fácil de perdonar ¿Y lo que nosotros le hicimos a terceros, no es igualmente difícil para él el ser perdonado?
¿Cuántas cosas prometimos no volver a hacer y, llegado el momento, reincidimos? No me cabe duda alguna que, cuando lo hicimos, teníamos razones muy poderosas para actuar de esa manera. Sabemos que no somos perfectos y nos escudamos, llegado el momento, en esa imperfección, para reincidir en aquello que en tantas oportunidades, honestamente nos hemos prometido a nosotros mismos, no hacerlo.
Queridos amigos, creo que con estos modestos ejemplos, ya puedo sacar mis propias conclusiones. Somos débiles de carácter, somos imperfectos, somos pecadores innatos, somos permisivos, en definitiva, ya que siempre encontraremos una disculpa para nuestro actuar, mientras condenaremos a nuestros semejantes, por hacer lo mismo que nosotros.
Quiero invitarme e invitarlos a que en este Yom Kipur, hagamos un esfuerzo máximo, al momento de nuestras rogativas, para suplicarle al KADOSH BARUHU que nos haga más humildes en nuestra propia calificación. Más tolerante al juzgar a nuestros semejantes, más realistas en nuestro actuar y, principalmente, reconozcamos que será la bondad del CREADOR lo que permitirá que nuestros pecados nos sean perdonados y que nosotros, en nuestras limitaciones, haremos todo lo posible por ser acreedores a dicho favor y comprensión divina.
QUE DIOS NOS INSCRIBA EN LIBROS DE VIDA. QUE TENGAMOS UN MUY BUEN AÑO Y QUE SUS BENDICIONES LLEGUEN A CADA UNO DE NOSOTROS, MÁS QUE POR NUESTROS MÉRITOS, POR SU BONDAD Y GENEROSIDAD PARA CON NOSOTROS.
AMéN AMÉN
Eduardo Hadjes Navarro


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay