Encendido de Velas

Viernes 15/12
Mikeitz

  • Montevideo: 19:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
18 de julio de 2017

AMIA: que siga encendida la llama y que llegue la justicia

El silencio respetuoso y acongojado ocupó todo el espacio del auditorio de la AMIA.

Fue el pasado miércoles, durante la clase abierta sobre el atentado del 18 de julio de 1994. Jóvenes de escuelas secundarias, públicas y privadas, judías y no judías, confesionales y laicas fueron el público, jóvenes adolescentes nacidos cuanto menos siete años después de aquella trágica mañana llena de muerte y dolor, que dejó un profunda herida que aún no cierra, e inauguró un camino que más de dos décadas después no se terminó de recorrer: la necesidad de obtener justicia.

Lo sabemos, un país sin justicia es un esqueleto amorfo, en el que la sociedad se refleja, creando relaciones viciadas por el fraude, sumidas en el desorden y sin la menor posibilidad de futuro. Por su carácter ordenador, la justicia impide arbitrariedades, aborta atropellos, construye armonías y arropa a todos por igual. Su falta es un golpe seco a la confianza, un rompimiento del pacto de todos, una cachetada a la idea de nación y un salto al vacío.

El 18 de julio de 1994, Argentina fue víctima del terrorismo internacional por segunda vez dentro de sus fronteras. Tanto aquel de 1992 a la sede de la Embajada de Israel, como el de la AMIA, fueron brutales atentados que aún continúan impunes. Fueron ataques contra todos nosotros.

Otra vez, la injusticia que alimenta el dolor, la frustración y el desencanto. A pesar de lo que han batallado los sobrevivientes y familiares, seguimos sin tener culpables.

Hoy, muchos volveremos a estar como desde el comienzo en la calle Pasteur, acompañando a los familiares y sobrevivientes, pero fundamentalmente reafirmando el compromiso colectivo de tener una verdadera democracia donde todas las instituciones cumplan su rol de protección a los ciudadanos.

La memoria es lo contrario al olvido y es la que nos sostiene, la que sostiene nuestra identidad que se desarrolla también en función de nuestras experiencias de las que debemos aprender, para forjarnos una vida basada en valores, en derechos, en integridad y libertad.

Por ello, y sobre todo mientras la justicia sea la asignatura pendiente, son necesarios estos actos de respetuoso recuerdo, que no son rituales, sino únicos e irrepetibles, sostenidos en un compromiso ético y moral para con las víctimas, los sobrevivientes y todos nosotros.

Actos de encuentro y reencuentro, de respeto, dolor y tristeza, sin odios ni sed de venganza. Actos que nos lanzan hacia adelante y nos comprometen con el futuro. Por eso, cada año vuelvo a las clases abiertas, porque son el “legado”.

Fueron las palabras, las voces de actores y cantantes, y por sobre todo los testimonios que dieron ante los jóvenes, que no fueron testigos y a quienes las imágenes les llegan cada día desde más lejos, el sustento al imperativo, como define Mempo Giardinelli “al santo oficio de la memoria.” Llegará algún un tiempo en que los 18 de julio sólo recordaremos y haremos homenajes. Hoy, 23 años después, no podemos, porque la justicia está en deuda con las 85 víctimas inocentes y con todos nosotros.

Claudio Avruj es secretario de Derechos Humanos de la Nación.

fuente: El Clarin


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay