Velas de Shabat

Viernes 28/04
Tazria-Metzora

  • Montevideo: 17:47 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
20 de abril de 2017

Unos estudiantes de instituto descubren un asentamiento judío de 2.000 años de antigüedad en Israel

Por David Ruiz

Un grupo estudiantes de un Instituto de Jerusalén eligieron una manera original de reducir sus gastos de viaje de fin de curso a Polonia. Hasta 240 jóvenes se fueron a trabajar durante una semana en las excavaciones arqueológicas de Ramat Bet Shemesh, un asentamiento a unos 30 kilómetros al oeste de la capital de Israel, lejos de ordenadores, móviles, tablets y consolas.

Una vez allí, los estudiantes han participado en el hallazgo de un asentamiento judío de unos 2.000 años de antigüedad, un extenso complejo de baños rituales y refugios escondidos en el subsuelo que se ha encontrado en un espacio en el que está previsto construir un nuevo barrio residencial.

Han hallado un extenso complejo de baños rituales y refugios escondidos en el subsuelo

En este asentamiento, cuyo nombre antiguo se desconoce, se han encontrado hasta ahora ocho baños rituales, cisternas y refugios. Aunque las casas no han sobrevivido, sus piedras se utilizaron para construir edificios en períodos posteriores, según informa la Israel Antiquities Authority.

“La importancia extraordinaria del asentamiento reside en su variedad de baños rituales privados, que fueron incorporados a los edificios residenciales. Cada hogar tenía su propio baño ritual y una cisterna. Algunos son simples y otros son más complejos e incluyen un otzar, o cuenca de recogida, en la que el agua de lluvia se drenaría“, explica la dirección de la excavación.

Aunque las casas no han sobrevivido, sus piedras se utilizaron para construir edificios en períodos posteriores
Debajo de las viviendas y las instalaciones excavadas en la roca ha aparecido un sinuoso laberinto de refugios escondidos conectados con sofisticados y elaborados complejos que data del siglo II después de Cristo, durante la Rebelión de Bar Kojba. En algunos de estos espacios, los rebeldes de la última de las grandes guerras judeo-romanas rompieron una cisterna para proporcionar a los que se escondían acceso al agua.

El acto de bañarse tiene largas raíces en el judaísmo, muy preocupado en mantener una estricta adhesión a la limpieza corporal, tal y como se ordena en la Biblia. Esa ‘purificación’ también se conoce en hebreo como tvila, o “inmersión”. Durante el período de Hasmoneo (siglo II aC) se puso un mayor énfasis en la pureza y se compiló un detallado código de leyes religiosas para implementar los mandamientos bíblicos en la vida cotidiana.

Fue durante este período que comenzaron a utilizarse instalaciones especiales de agua, o baños rituales, para la inmersión. El baño tiene que ser cortado en la roca madre o conectado al suelo, debe sellarse para que su agua no se filtre y sólo se debe usar agua de lluvia o agua de manantial.

Fuente: La Vanguardia


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay