Velas de Shabat

Viernes 30/06
Chukas

  • Montevideo: 17:25 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
16 de marzo de 2017

La falsa opción entre sionismo y feminismo

ANDREW SILOW-CARROLL / La plataforma del feminismo Women’s Strike no solo pide a sus seguidoras que “critiquen” a Israel, sino que lo hagan en los términos en los que insisten Sarsour y el movimiento BDS: Israel como empresa colonialista y racista

Hace dos semanas, la activista palestino-estadounidense Linda Sarsour inició una campaña de recaudación de fondos para ayudar a restaurar las tumbas en un cementerio judío de la zona de St. Louis dañado por el vandalismo. La comunidad judía allí y en todo el país en general acogió con satisfacción el esfuerzo – tremendamente exitoso – como un momento encantador de solidaridad interreligiosa.

“Es triste que suceda en medio de la tragedia, pero es un gesto hermoso”, dijo la rabina Brigitte Rosenberg de la Congregación Hebrea Unida en St. Louis.

Gratitud como la de Rosenberg ha sofocado en gran medida las voces, sobre todo de la derecha, de quienes acusaban a Sarsour de “intento cínico” de distraer a los críticos de su apoyo al movimiento de boicot, sanciones y desinversiones que muchos grupos judíos consideran nada menos que un esfuerzo para deslegitimar y desmantelar a Israel.

Un principio básico en la construcción de coaliciones – de la sociedad civil, de hecho – es dejar de lado los desacuerdos sobre temas específicos para trabajar juntos en las cosas que son territorio común. En este caso, los judíos y los musulmanes tienen un interés mutuo propio en hacer frente al fanatismo, aunque estén en desacuerdo sobre algunos temas importantes.

Si Sarsour acepta este principio, no queda claro por su papel como arquitecta del International Women’s Strike USA, el movimiento feminista de base que organizó eventos en todo el mundo en el Día Internacional de la Mujer. Además de reclamar la igualdad de género, el fin de la violencia racial y sexual y la protección de los derechos reproductivos, la plataforma del grupo incluye un plan “Para un feminismo antirracista y antiimperialista” que reclama “la descolonización de Palestina”.

“Queremos desmantelar todos los muros, desde los muros de la prisión hasta los muros fronterizos, desde México hasta Palestina”, continúa la plataforma.

(Es importante señalar que “Palestina” se menciona dos veces en la breve plataforma, dejando de lado el muro de México de Trump, ningún otro país o pueblo es específicamente señalado como causa a abrazar o un objetivo para el activismo – ni la India ni ninguna de las 49 naciones que no criminalizan la violación marital, ni Pakistán, donde sólo una cuarta parte de las mujeres están en la población activa, ni Malí, donde la alfabetización de las mujeres adultas es sólo del 29 por ciento).

Esta semana, Sarsour respondió a un crítico que preguntó por qué las activistas tienen que revisar su sionismo cuando se afilian a una plataforma feminista.

“Me identifico como sionista porque apoyo el derecho de Israel a existir como estado judío”, escribió Emily Shire en The New York Times. “Estoy feliz de debatir la política de Oriente Medio o escuchar críticas de las políticas israelíes. Pero ¿por qué criticar a Israel debe ser la clave del feminismo en 2017?”

“Si por sionista te refieres a alguien que no acepta el enfoque singular de la plataforma sobre Israel, entonces no, puedes ser sionista o feminista, pero no puedes ser ambas”.

“Simplemente no tiene sentido que alguien diga: ‘¿Hay espacio en el movimiento para los que apoyan al Estado de Israel y no lo critican?” No puede haberlo en el feminismo”, dijo Sarsour. “O bien defiendes los derechos de todas las mujeres, incluidos los de las palestinas, o ninguno. No hay manera de evitarlo”.

Sarsour no puede imaginar un movimiento en el que los activistas puedan estar en desacuerdo en ciertos temas, pero trabajar juntos en otros. En nombre de la interseccionalidad, ella está dispuesta a perder aliados útiles que no pueden estar de acuerdo en todas las posturas de su plataforma.

En sus comentarios, Sarsour también denunció que las mujeres palestino-estadounidenses dudan en involucrarse en causas de justicia social porque temen convertirse en “blanco inmediato de la derecha y los sionistas de derechas”. De hecho, a menudo ha sido acusada de tener vínculos con Hamas, con pruebas bastante difusas.

Pero Sarsour también se centra en los “sionistas de derecha” para excluir a todos los demás. No deja espacio para las israelíes que podrían compartir su agenda de justicia social, no sólo en lo que respecta al feminismo, sino también a las mujeres palestinas. Primero plantea Palestina como literalmente la única causa global digna de mención. Luego ofrece una falsa opción entre apoyar a Israel y el feminismo.

Tal pensamiento parece contagioso. Escribiendo sobre el debate Shire-Sarsour en la revista New York, Eric Levitz explicó: “Para una mujer palestina en Cisjordania, ningún tema puede parecer más central para su liberación que el final de la ocupación israelí. Para una mujer sionista en Tel Aviv – cuyo árbol familiar perdió ramas con Hitler y luego Hamas – ningún tema puede parecer menos relevante para sus intereses. El movimiento feminista no tiene otra opción más que representar a una mujer, y no a la otra”.

¿De verdad? ¿No hay elección? Porque puedo señalar mujeres israelíes que han perdido familiares en el Holocausto y el terrorismo, y que se preocupan profundamente por los derechos de las mujeres y de todos los pueblos en ambos países.

Como los miembros del Círculo de Padres, un grupo de familias palestinas e israelíes que han perdido familiares por el terror y la violencia, pero aún trabajan juntos en la coexistencia. O la Coalición de Mujeres por la Paz, una organización feminista israelí fundada en el 2000 tras el estallido de la segunda intifada. Las mujeres que pertenecen están “comprometidas en poner fin a la ocupación y crear una sociedad más justa, al tiempo que mejoran la inclusión y participación de las mujeres en el discurso público”, según la declaración de su misión.

O La Paz de los Salarios de las Mujeres (WWP, por sus siglas en inglés), que hace dos años dirigió una marcha de protesta del norte de Israel a Jerusalem para exigir que Israel reiniciara el proceso de paz con los palestinos. WWP se describe a sí misma por encima de la división política y religiosa, tratando de hacer algo que Sarsour insiste que “no tiene ningún sentido”: crear aliados entre personas que no están de acuerdo.

Los miembros de los tres grupos podrían afiliarse felizmente en la plataforma de Women’s Strike – o podrían enfadarse de cómo la plataforma pretende alienar a las israelíes y sus partidarios haciendo de Palestina su única causa nacionalista específica.

La plataforma Women’s Strike no solo pide a los seguidores que “critiquen” a Israel, sino que lo hagan en los términos en los que insisten Sarsour y el movimiento BDS: Israel como empresa colonialista y racista. No hay mención de la paz, sino de “descolonización” de una Palestina cuyas fronteras nunca se especifican -porque, sospechamos, el movimiento BDS no puede llegar a reconocer el derecho de Israel a existir. No hay espacio en la coalición para las israelíes -de izquierda, de derecha o de centro- que quieren que las mujeres de ambos lados de la división israelí-palestina disfruten de plenos derechos, pero que creen con razón que enmarcar la plataforma en el conflicto es una receta para la eterna violencia.

Según la plataforma Women’s Strike, “Celebramos la diversidad de los muchos grupos sociales que se han unido para la huelga internacional de mujeres. Venimos de muchas tradiciones políticas pero estamos unidas en torno a los siguientes principios comunes”.

Al igual que la plataforma Black Lives Matter publicada el año pasado, la versión de Women’s Strike parece diseñada específicamente para excluir a un grupo social: los partidarios de Israel que no aceptan una condena unilateral de Israel, que creen que no merece ser señalado entre todos los conflictos en los que hombres y mujeres han sido oprimidos, marginados o explotados, y que no aceptan que la única solución digna de discusión sea aquella que no deja espacio para un Estado judío.

Ver vídeo: http://www.jpost.com/International/The-false-choice-between-Zionism-and-feminism-484227

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – © EnlaceJudíoMéxico


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay