JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

David ben Jaim

Nacio el 11 de Abril de 1933 en Concepción, Chile.
El año 1939 la familia se traslada a Santiago. El año 1943 se incorporo al JIS (Juventud Israelita Sefaradí) formando parte de la Directiva que en 1947 adhiere a Hanoar Hatzioní, quedando a partir de ese instante, integrado al sionismo en forma indivisible.
Sus primeros comentarios los escribio a partir de 1964 y de 1970 en adelante, se incrementan hasta llegar a ser parte de su ser.
Estos comentarios se han publicado en la casi totalidad de medios comunitarios chilenos, principalmente en El Vocero y Jadashot de la Comunidad Sefaradí.
En la actualidad, es columnista habitual del portal electrónico ANAJNU.

2 de febrero de 2017

¿CUANDO APRENDEREMOS A NO HABLAR MAL DE QUIEN ANUNCIA ESTAR DISPUESTO A DEFENDERNOS?

Queridos amigos, los judíos, tenemos un defecto que nos caracteriza. Un momento. Es posible que sea una virtud. Digamos entonces, que tenemos una cualidad o costumbre:

Pensando en los demás, antes que en nosotros mismos, criticamos o hablamos mal, de quien anuncia que está absolutamente dispuesto a defendernos, asumir la responsabilidad de nuestra seguridad y velar por nuestras vidas.
Nuestro deber de velar por conceptos de justicia social, democracia, igualdad y muchos otros conceptos, todos ellos muy nobles y loables, nos lleva a excesos como el recién nombrado, de cuadrarnos con quienes en nada le importamos e incluso, no dudan en atacarnos cada vez que les es posible.
Eso es lo que está pasando con Donald Trump, el recién asumido Presidente de los Estados Unidos, al punto de ser muy difícil encontrar a quien lo defienda, cuando aún no sabemos si su actuación será realmente favorable, tanto para nosotros como judíos, para Israel como país, para EEUU, la nación que ahora está bajo su mandato y, finalmente, para el resto del mundo, su economía y el bienestar de sus ciudadanos.
Durante la campaña electoral de la potencia americana, Trump fue el único que manifestó sin tapujos ni disimulos, que si él era el victorioso, se preocuparía prioritariamente de Israel, su seguridad y su futuro. Simultáneamente, Barack Hussein Obama, daba la espalda a Israel, se abstenía en una de tantas condenas internacionales, aberrante de punta a cabo y, ordenaba a su Secretario ir a una reunión en París, para respaldar plenamente la claudicación de Israel, a manos de los terroristas yihadistas de Hamás.
Barack Hussein respaldó hasta grados nunca vistos anteriormente, a Hillary Clinton, cuyo esposo, luego de haber dejado la presidencia de EEUU, se dedicó a dar millonarias conferencias, en donde fuera que lo llamaran, atacando a Israel y su pretendido derecho a defender la vida de sus integrantes. Resultado de esto, el 60% de los judíos americanos, votó a favor de Clinton. Según mi manera de pensar, absurdo total.
Aquí en Chile ¿Qué correligionario está dispuesto como mínimo a esperar ver como gobernará Trump, antes de despotricar en su contra y lamentar que sea el Presidente americano? En su gran mayoría, se lamenta de su elección y anuncia, mano a mano con sus más empecinados detractores, que a partir del 20 de Enero de 2017, el mundo está casi en peligro de desintegrarse. Bonita manera de esperar a verlo que hará quien se ha comprometido con nuestra seguridad, con mayor intensidad que cualquier Presidente no israelí que hayamos visto desde el instante mismo de la creación de Israel.
Las explicaciones para rechazarlo, serán múltiples, ninguna de ellas, tomará en cuenta el factor Israel y el darle tiempo a comprobar si sus promesas al respecto, serán cumplidas. ¿El bien general? Acaso alguno de los posibles afectados (si es que en la práctica, se ven perjudicados) se preocupa de lo que es bueno o malo para los judíos, para Israel y para la subsistencia del único Estado judío del mundo, tan pertinazmente vilipendiado, denigrado y aporreado, cada vez que se les presenta la oportunidad de hacerlo, sin importar si de lo que se le acuse es verdad o una vergonzosa mentira, incluso pasando por encima de los más primordiales principios de justicia, igualdad y hasta históricos?
Supongamos que las medidas económicas que adopte Trump, son perjudiciales para algún país europeo. Me formulo dos preguntas: 1.- ¿Ese mismo país se preocupa del bienestar de EEUU? 2.- Esa misma nación ¿Cómo ha votado en la UNASCO u otros organismos internacionales, cada vez que inmorales ponencias antiisraelíes, son presentadas por corruptos dirigentes palestinos?
Las dos respuestas las voy a contestar, con un 99,9% de posibilidad de no equivocarme (estoy haciéndole una prueba de ADN al comportamiento de los integrantes de la UE) 1.-No le importa en absoluto lo que es bueno o malo para los americanos. Sólo le interesa lo que a él lo favorece. 2.- Votó en contra de Israel ya que eso, demostradamente falso, aplacará la furia islamista al interior de sus fronteras, agravado en la actualidad con la ola imparable de refugiados que se han arrogado el derecho a llegar a tierras europeas, cuando las condiciones en sus propios países, se deterioran.
Así, estamos viendo que a los americanos se les exige preocuparse de quienes no tienen ningún interés a la reciprocidad y, a nosotros, como judíos, no sólo que no les importamos, sino que están permanentemente predispuestos a volcarse en nuestra contra, teniendo en sus mentes gravada la imagen del “judío carne de cañón” que debe estar siempre a mano, para culparlo cada vez que ello les favorezca.
Aprendamos a cuidarnos a nosotros mismos, que nadie más lo hará y, si como en este caso, nos encontramos con un estadista (bueno o malo, acorde al criterio personal de cada uno de mis queridos lectores) que se la juega por respaldarnos, lo menos que debemos hacer es apoyarlo tanto como nos sea posible, dejando de ser “tontos útiles” que, la realidad lo ha demostrado, son las primeras víctimas, cuando a los demás así le conviene.
Yo, en lo personal, respaldo a Donald Trump y ruego a Dios que ilumine su andar, para bien de Estados Unidos, de Israel y de la humanidad toda.

AMEN

David ben Jaim


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay