Velas de Shabat

Viernes 31/03
Vayikra

  • Montevideo: 18:22 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
17 de enero de 2017

"Las fuerzas del mal siguen operando en la Argentina"

Entrevista con Gustavo Perednik

JAI.COM.UY entrevistó al escritor Gustavo Perednik al cumplirse dos años de la muerte de su amigo Alberto Nisman y en ocasión de su nuevo libro: "Morir por la Argentina", que trata sobre el tema.

¿“Morir por la Argentina” es una continuación de “Matar sin que se note”?

Diría que es el complemento necesario. “Matar sin que se note” concluye en el momento en que Alberto Nisman estaba en la cúspide de su carrera, después del viaje en el que lo acompañé a Israel, donde fue recibido con inmenso interés y calidez. El libro describe la valentía de su accionar y los pormenores de cómo fue descifrado el atentado a la AMIA. “Morir por la Argentina”, por su parte, tiene como foco el asesinato de Alberto, y narra las circunstancias que llevaron a la tragedia. Asimismo, desgrana los detalles de su última denuncia, que expuso una de las más enormes traiciones a la patria que recuerde la historia.

¿Qué género literario eligió?

Incluyo mucho diálogo, siempre enmarcado en el relato novelado, y frecuentemente ilustrado con introversiones filosóficas, bíblicas, literarias, y aun científicas.

¿Qué elementos suma en este libro?

En este libro me vi con un gran desafío. A diferencia del anterior sobre Alberto, él ya no estaba para guiarme en la consecución de las fuentes de información. Por lo tanto, utilizo un recurso literario, tomado de la psicología, para suplir esa ausencia. El texto que novelo en esta ocasión es la denuncia de Alberto de 2015. En el anterior, la denuncia novelada era la de 2006. Por ello, sumo mucha información histórica a la que hasta hace unos meses no teníamos acceso.

¿Es un beneficio o un problema el haber sido un amigo tan cercano a Nisman a la hora de escribir?

Haber sido confidente de Alberto es uno de los privilegios que te regala la vida. A medida que transcurre el tiempo, percibo más y más la contribución que hizo a la lucha contra el terrorismo, casi solo y contra la corriente. Confieso que lo extraño, y esa sensación es una fuente inspiradora. Creo que cada vez en más personas, la inspiración de Alberto se acrecienta, incluso en muchos que no lo han conocido personalmente.

¿Extendió ese conocimiento personal de Nisman a otras personas?

Sí, sí. Le presenté a muchos de mis alumnos, y cada vez que tuve ocasión de llevar gente a la UFI dirigida por Alberto, los acompañaba para que conocieran de cerca su obra.

¿Cree Usted que el gobierno de Macri podrá avanzar en la investigación para alcanzar la verdad? ¿Qué cambios cree que se han dado con este gobierno?

El cambio de gobierno en Argentina era una condición necesaria para exponer la verdad. Y uso la palabra “exponer”, porque a la verdad ya hemos alcanzado, tanto en el caso AMIA (gracias a Alberto) como en lo que se refiere a su asesinato, pese a los espurios esfuerzos de la Fein y de Berni, y de muchos otros, para esconder todas las evidencias de lo que había ocurrido. Ahora bien: digo que era una condición “necesaria”, pero no “suficiente”, primero, porque el gobierno no interviene en la Justicia, fuera de ofrecerle un marco protegido para operar, y en segundo lugar, porque las fuerzas del mal siguen operando en Argentina.

¿A qué llama “fuerzas del mal”?

A los sectores enquistados en el Poder Judicial que tienen por objetivo que no se haga justicia, y procuran esconder los hechos, confundir a la opinión pública, y perpetuar el sistema de corrupción y engaño. Concretamente, me refiero a la Procuradora Alejandra Gils Garbó y a la banda “Justicia Legítima” cuya meta es someter la Justicia argentina al kirchnerismo. Entre los personajes que más daño han hecho a la causa de Alberto, se destacan el juez Rafecas y el fiscal De Luca.

¿Ellos aparecen en su nuevo libro?

Por supuesto. Todos los personajes están presentes en “Morir por la Argentina” con nombres y apellidos. También los eventos narrados son verídicos. Sólo las conexiones entre ellos, y las reflexiones más profundas, son propiamente del autor.

¿Dónde se publica su libro? ¿Cuánto interés hay en Israel por este asunto?

Esta primera edición es solamente para Israel y España, ya que aún no he cerrado con una editorial para Latinoamérica. Después de Argentina, Israel es probablemente el país en el que Nisman es más conocido y recordado. Fijate que hubo un homenaje a él nada menos que en la Knéset, cuando se cumplieron los dos años desde el asesinato. Tuve la satisfacción de dirigir allí la palabra a una distinguida audiencia, sumamente interesada.

En su vida personal ¿Cómo le afectó la muerte de Nisman?

Diría que me hizo más sensible. Conmueve mucho tener que enfrentar el asesinato de un amigo, aun si, como en este caso, varias veces especulé con esa posibilidad, incluso en diálogos con Alberto mismo. Lo hicimos conscientes del poder y de la falta de escrúpulos de los grupos a los que él enfrentaba. Te diría que me parecía que sobre eso yo tenía más conciencia que él.

Además, como me preguntás por mi vida personal, no puedo dejar de contar que unos días después del asesinato fue el brit milá de mi nietito, que ahora cumple dos años. Nos produjo a todos una emoción muy grande que mi yerno anunciara el nombre del bebé y explicara que iba a portar el nombre hebreo de Alberto, “en tributo al amigo de mi suegro, un incansable luchador por la justicia”.

¿Cómo lo recuerda a Nisman en lo días previos a su muerte?

Entusiasta, acelerado, de una inteligencia veloz, siempre locuaz y jovial, y convencido de que lo guiaba una misión a la que no podía eludir. Diría que lo recuerdo con sus características habituales, pero visibles con mayor intensidad.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay