Velas de Shabat

Viernes 30/06
Chukas

  • Montevideo: 17:25 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

David ben Jaim

Nacio el 11 de Abril de 1933 en Concepción, Chile.
El año 1939 la familia se traslada a Santiago. El año 1943 se incorporo al JIS (Juventud Israelita Sefaradí) formando parte de la Directiva que en 1947 adhiere a Hanoar Hatzioní, quedando a partir de ese instante, integrado al sionismo en forma indivisible.
Sus primeros comentarios los escribio a partir de 1964 y de 1970 en adelante, se incrementan hasta llegar a ser parte de su ser.
Estos comentarios se han publicado en la casi totalidad de medios comunitarios chilenos, principalmente en El Vocero y Jadashot de la Comunidad Sefaradí.
En la actualidad, es columnista habitual del portal electrónico ANAJNU.

25 de diciembre de 2016

SIRIA,PUNTO NEGRO CHORREANDO SANGRE, DEGRADARÁ AL 2016

Queridos amigos, la historia nos muestra que hay acontecimientos que marcan una época, sin importar otros hechos igualmente trágicos. El siglo pasado, sin lugar a dudas, el Holocausto marcará una muestra de crueldad simplemente indescriptible.

Más aún, inimaginable, en que no podremos dejarnos de preguntarnos cómo es posible que seres humanos, logren llegar a un actuar de tal magnitud, donde la barbarie, crueldad y maldad, logró alcanzar lo que era imposible imaginar.
Sin lugar a dudas, hubo muchas otras atrocidades el siglo XX. Lo acontecido en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, alcanzó ribetes dantescos. La larga y sangrienta lucha de Galípoli, supero todo lo imaginable, en que los mandos turcos e ingleses, sin importar la vida de sus propios hombres, los primeros y la de los neozelandeses, los segundos, ordenaban ataques impensables, sin importar los miles de soldados que morían en cada arremetida.
La crueldad de los japoneses en contra de población china, filipina y otras naciones asiáticas, reviste tintes dramáticos, que requiere una elocuencia inigualable, el tratar de dar una pálida muestra de la perfidia a que se puede llegar.
Pese a todo eso, sin lugar a dudas, nada de ello logrará igualar lo acontecido en los campos de exterminio nazi, en contra de los judíos, donde fueron masacrados y cremados 6 millones de seres humanos, por el único motivo de profesar la fe judía.
En lo que va de este siglo XXI en curso, sin lugar a dudas, lo que acontece en Siria, supera todo lo sucedido hasta ahora, pese a las infinitas muestras de degradación humana, acontecido todo ello, en tan corto tiempo.
El tratar de explicar y analizar íntegramente lo que sucede en Siria, es imposible de abarcarlo en un solo comentario. Se necesita todo un tratado, dados los múltiples antecedentes que nos llevan a explicar, o tratar de hacerlo, todo lo que en dicha nación, está aconteciendo mientras yo escribo este artículo y ustedes me están leyendo.
Trataremos de analizar algunos de ellos, partiendo por los inicios de la sangrienta guerra civil en Siria, disfrazada en sus inicios, con lo que acontecía en tantas naciones musulmanas, llamada la “Primavera árabe”.
Tempranamente, se vio que aquí, la situación era diferente al resto de los otros países. La actitud asumida desde sus inicios, por Bashar al Assad, demostraba que a muy poco andar, simplemente se trataba de una guerra civil y no de un movimiento aparentemente libertario que se daba en Medio Oriente.
Assad, sin disimulo alguno, asumió una postura intransable en que, aprovechándose del poderío y respaldo ilimitado de Irán, estuvo dispuesto a sacrificar a su pueblo, sin importar si las víctimas civiles podían encaramarse a miles, al principio, para llegar fácilmente, en la actualidad, a 500 mil o más muertos.
Occidente, vale decir, EEUU y la Unión Europea, asumieron una actitud pasiva inexplicable. Sólo en este punto, podemos compararlo con el Holocausto nazi ya que mientras la Agencia Judía clamaba a los gobiernos aliados algo tan simple como bombardear las líneas férreas que conducían a los campos de exterminio nazi, estos (tanto americano como inglés) respondían que no tenían tiempo y, además, que todo se trataba de una exageración judía. Hoy, durante 5 años, tanto nuestra potencia protectora del Norte así como la UE, han limitado su intervención a vender armas a destajo, a efectuar elocuentes declaraciones carentes de sentido y a formular amenazas, las que, al ser superadas las famosas “líneas rojas” no han tenido respuesta alguna, logrando transformar el territorio sirio en un enjambre de grupos y grupúsculos sangrientos, en que todos pelean contra todos.
Por un lado el gobierno. Por otro el Estado Islámico y por otro, tanto los kurdos como los “rebeldes” cada uno se encarga de matar a cuanto individuo queda a su alcance, sin importar consideraciones de ninguna clase. En este caos en que ya simplemente, no se entendía nada, Bashar estuvo a un paso de ser derrotado. Rápidamente, Irán ordenó a sus vasallos libaneses, el grupo terrorista Hezbollá, creado y armado tanto por el gobierno sirio como el iraní, para prepararlo a destruir a Israel, entrar a Siria y respaldar al tirano.
Esto revirtió la situación y, luego con el respaldo de Rusia, al principio tímidamente y luego, al ver que Occidente no reaccionaba, abiertamente, ha permitido que Bashar al Assad empezara a recuperar terreno, lo que ha culminado finalmente, con la masacre y destrucción sistemática de Alepo, una de las ciudades más antiguas que registra la historia.
Increíblemente, fue necesario llegar a la hecatombe de Alepo, para que el mundo reaccionara, al menos aparentemente, al escuchar las últimas declaraciones de Obama y los estadistas de la UE, en el sentido que “algo” se debe hacer. En qué consistirá ese “algo” es aún una incógnita. Mientras tanto Rusia, el gran triunfador en toda esta tragedia, sigue bombardeando a su gusto y antojo, sin importar ni dar explicaciones sobre los cientos de civiles que están siendo víctimas de sus indiscriminados ataques, aprovechando a equilibrar su presupuesto, tan afectado por la baja del petróleo, gracias a la venta de todo tipo de armas, sin importar la peligrosidad de tal acción. ¿Vende Rusia su maquinaria de muerte y destrucción sólo a Irán y Siria o también lo hace a otros grupos terroristas involucrados? De seguro nunca se sabrá fehacientemente.
Lo que resulta paradójico e increíble en todo este enredo es que el único país que realmente y sin esperar nada a cambio, está preocupado de la masacre siria, es Israel. Un momento por favor, antes de pensar que me volví loco, sigan leyendo. Sé que hay una sola cosa que une a todos los involucrados en el conflicto sirio, Irán a la cabeza y eso es su odio declarado e ilimitado a Israel. Tanto el gobierno sirio como los múltiples grupos que luchan en este “mata a cuantos puedas” sólo odian a Israel más que a los que están asesinando a diario y, todos ellos, no dudarían en destruir hasta que no quede vestigio alguno, al Estado de Israel. A Dios gracias, ninguno de ellos tiene la capacidad para cumplir su gran anhelo.
Desde hace más de 3 años, Israel ha instalado hospitales de campaña en distintos puntos de la frontera con Siria. En estos hospitales, permanentemente, están recibiendo heridos sirios, los cuales son atendidos de urgencia, a pocos kilómetros de la frontera. Si las condiciones de los heridos lo requieren, son trasladados a hospitales, a objeto de efectuar operaciones o atenciones de mayor gravedad. Uno de los Hospitales que más atenciones ha prestado, es el de Safed, aun cuando no es el único. Una vez recuperados totalmente, los ex pacientes son trasladados a la frontera, desde donde retornan a Siria, sin que el tratamiento signifique pago alguno. Igualmente, a ninguno de los que requiere los servicios israelíes, se le consulta por quien o por que está en ese estado. Simplemente, el sentido humanitario que es prioritario para el gobierno israelí, lo lleva a prestar esta ayuda, sin importar lo que el herido sirio piense de Israel.
En sus inicios, se trataba de una actividad que había que efectuar con mucho sigilo, ya que los favorecidos con esta operación humanitaria, corrían el riesgo de ser asesinados si se descubría que recurrieron a los servicios israelíes para salvar sus vidas. Hoy, son tantos los miles de personas que han recurrido a Israel, que ya se transformó en algo “oficialmente sabido” pero “oficialmente ignorado”
Han sido tantos los hospitales sirios destruidos por los bombardeos del gobierno o de la aviación rusa, que Israel, desde hace unos meses, agregó a su atención de heridos, el prestar auxilio a civiles, ya sea mujeres, niños o ancianos, que requieren atención médica urgente, sin tener a donde recurrir. Médicos israelíes atienden a estos enfermos, en distintos hospitales, junto a los enfermos israelíes, con el mismo cuidado y dedicación, pero sin costo alguno para el enfermo.
El jueves 22 de Diciembre, se inició en Israel una campaña “justo más allá de nuestra frontera- los israelíes para los niños sirios” que busca recolectar dinero para comprar alimentos y medicinas y ropa gruesa, zapatos y juguetes, para ser entregados urgentemente, a niños sirios. En los dos primeros días, ya se había recolectado más de US$190.000 y una gran cantidad de ropa y juguetes. Está centralizando esta ayuda el Ziv Medical Center de Safed y ya se está viendo la manera de cómo se hará llegar todo esto a los niños sirios.
Esto es labor efectuada por civiles israelíes y en forma espontánea. Por su parte, Netanyahu ha dado instrucciones tanto al ejército como a los organismos de salud, prestar el máximo de ayuda posible, a la población siria. Incluso, hay movimientos israelíes que están solicitando una actitud humanitaria más activa, por parte del gobierno israelí, lo que acorde a mi criterio, resulta imposible en las actuales condiciones.
Sé que nada de esto se podrá leer o escuchar en los medios informativos nacionales o internacionales ni menos aún, será mencionado en organismo internacional alguno. A Israel eso no le importa, lo único que quiere es cumplir con su deber humanitario, de socorrer a quien lo necesita. Todo el resto, es superfluo. La vida del necesitado, es lo importante.

David ben Jaim


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay