Encendido de Velas

Viernes 20/07
Devarim

  • Montevideo: 17:37 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Janet Rudman | Conocer más

Licenciada en Relaciones Internacionales. Analista en Marketing. Lectora intuitiva y voraz. En lo laboral me he desempeñado en tareas variadas. Di clases de Marketing para principiantes, fui la Encargada de la Revista Kesher de Jabad desde el año 2003 al 2010. Editora de Jai Mujer desde abril del 2011.

5 de setiembre de 2016

Una película para la reflexión: "Mis hijos"

“Mis Hijos” es una película que nos deja una semilla de reflexión. Es una visión realista y con matices sobre el choque de identidades entre árabes y judíos.

Esto parte de una novela autobiográfica del escritor Sayed Kashua, excelente escritor cuyas columnas me han deleitado por mucho tiempo en “Haaretz”. La novela que da origen a esta película se llama “Dancing Arabs” y se encuentra a la venta en Amazon.com. Es el primero de una serie de libros que se llaman: Let it be Morning, Second Person Singular, Exposure, Native: Dispatches from an Israeli-Palestinian Life. Kashua vive actualmente en Illinois, trabaja en la Universidad, se considera un extraño en su ciudad natal: Jerusalén. Es un hombre que escribe literatura en hebreo pero siente que no tiene lugar en la sociedad israelí de hoy.

Eran Riklis, el director, cuya obra más conocida posiblemente sea Los limoneros (Etz Limon, 2008), realiza una película que desde el principio ya se ve que no va a dejar contento a nadie. Cuenta la historia de Eyad, un joven de origen árabe que consigue una beca para estudiar en un prestigioso centro de Jerusalén, convirtiéndose así en uno de los pocos estudiantes de su cultura y lengua que logra tal cosa. Más que conseguir buenas notas, el principal objetivo de Eyad será integrarse en un ambiente donde no es demasiado bien recibido. Se enamora de una chica cuyos padres prefieren que sea lesbiana o tenga cáncer a tener un novio árabe.

La primera parte de la película está inundada de gags dónde la sátira está presente. Poco a poco vemos el drama de la película. El temón es la pérdida de la identidad. El personaje principal cada día se convierte más en uno más de su grupo, más allá de lo que lo vean los demás. Se vislumbra por parte del director y del guionista, la posibilidad de que algún día se puedan entender y vivir en paz árabes y judíos. Es lo no dicho de la película.

No hay buenos ni malos. Cada uno tiene su drama personal que lleva a cuestas. Las historias secundarias nos muestran escenas cotidianas. El muchacho con una enfermedad incurable que hace empatía con el personaje principal, su madre que lo ayuda más allá de lo imaginable. Su propia madre, es mostrada como una árabe no sojuzgada por el marido, sino con voz y voto dentro de su casa.

El tema central de la película es la identidad. ¿Llegará el día en que la minoría árabe se sentirá israelí y serán aceptados como tales? ¿Habrá un día que solo importará ser buena persona?


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay