Velas de Shabat

Viernes 30/06
Chukas

  • Montevideo: 17:25 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Anna Donner Rybak

Nació en Montevideo el 21 de setiembre de 1966. En 1993 se recibió de Analista de Sistemas. Desde 1990 hasta 1996 fue docente en la Universidad del Trabajo del Uruguay de las materias Programación de Sistemas y Lógica. En 2011 fue columnista de la revista "Mundo Latino" publicada en Israel. En 2012 publicó su primer novela en papel en Uruguay; "La Judía de Montevideo".

18 de julio de 2016

Amia: no hay peor ciego que el que no quiere ver

Me pregunto qué más se necesita para que las masas tan siquiera imaginen que un hilo como el que le dio Teseo a Ariadna para salir del laberinto conecta todo. ¿Cuántas veces habrá que negar que ni el crimen de Orlando es un “caso aislado”, como tampoco lo es el del atentado en Niza, ni el del aeropuerto de Estambul, ni el de la estación de trenes en Bagdad, ni los atentados de Bruselas, ni los de París?

La bomba humana, el arma más económica y más peligrosa.

Hace un siglo, a nadie en su sano juicio se le habría ocurrido morir “ad gadium”. Las guerras existieron desde siempre, pero de un modo u otro, todos defendían su vida. Dicho de otro modo, ese era el límite, LA VIDA. Pero cuando la vida deja de ser un bien preciado y ya no interesa, la situación se vuelve incontrolable.

Hezbolá, autor del atentado de la AMIA.

Hezbolá (adaptación fonética al español del árabe حزب الله, ḥizbu-'llāh(i), "Partido de Dios", desde ḥizb, partido y Allah, Dios), también escrito como Hizbulá o en sus formas menos castellanizadas Hizbullah o Hezbollah, es una organización islámica musulmana chií libanesa que cuenta con un brazo político y otro paramilitar. Fue fundado en el Líbano en 1982 y fueron entrenados, organizados y fundados por un contingente de la Guardia Revolucionaria iraní. Hezbolá recibe armas, capacitación y apoyo financiero de Irán y ha «funcionado con bendición de Siria» desde el final de la Guerra Civil Libanesa.Incluso, la forma en que Irán mostró su apoyo militar al presidente sirio Bashar al Asad en contra de los rebeldes fue enviando milicianos de Hezbollah para combatir junto a los soldados sirios.

“La Argentina era el escenario perfecto para realizar un atentado como ese. “A vos te damos tu parte y hacé la vista gorda”, le dijeron a Carlitos Saúl. Hizo muy bien los deberes. También estuvieron involucrados la policía, la embajada de Irán, y el partido neonazi de Biondini. Carlitos Saúl hizo la vista gorda, hasta que terminó su mandato.

Un atentado terrorista voló la AMIA y que a los tirones empujó a la Argentina a formar parte de la comunidad internacional. Y no precisamente por su desarrollo. Esa bomba en el Once, que apuntó directamente a asesinar a judíos y no a israelíes, mató a argentinos de todo tipo y factor. Dos años antes, en marzo de 1992, el terrorismo islámico había intentado arrastrar a la Argentina al escenario mundial que existe afuera de un estadio deportivo. Pero había elegido un objetivo político preciso: la embajada de Israel en Buenos Aires.”

El 18 de julio de 1994 fueron asesinadas 85 personas muertas y 300 resultaron heridas en el mayor atentado terrorista de la historia argentina que redujo el enorme edificio de la AMIA a escombros. El atentado a la AMIA fue en Buenos Aires. La Justicia argentina de entonces, acusó formalmente a Irán de planificar el atentado y a Hezbolá de ejecutarlo.

Un memorandum insolente.

Alberto Nisman, apareció muerto una mañana de enero de 2015 en Buenos Aires. El fiscal había denunciado la semana anterior a su deceso a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a su canciller, Héctor Timerman por un supuesto plan para encubrir a Irán de sus responsabilidades en el atentado contra la mutual judía AMIA que dejó 85 muertos y 300 heridos en 1994. El primer argumento en la denuncia contra la presidente indicaba que “las evidencias demuestran que el plan dirigido a borrar a Irán del caso AMIA, desincriminando a los ex funcionarios iraníes acusados, tuvo su origen en la previa decisión de la Sra. Presidente” para obtener un acercamiento comercial con Irán. El punto que marcaba la acción delictiva aseguraba que Cristina Fernández “ordenó desviar la investigación de la AMIA, abandonó años de un legítimo reclamo de justicia y buscó librar de toda sospecha a los imputados iraníes, contradiciendo su probada vinculación con el atentado”, lo que significaba que decidió fabricar "la inocencia de Irán". Se afirmaba también que “el gobierno puso en marcha un canal de comunicación paralelo entre Argentina e Irán a fin de transmitir e instrumentar las órdenes emitidas por la Presidente y, de ese modo, alcanzar los objetivos ilícitos”.

Una logística que crece y nadie quiere asumir.

A modo de titulares, podríamos decir que lograron presencia en gran parte del mundo con ataques en cuatro continentes (Europa, Asia, África, América). En Irak y Siria se suscitan permanentes atentados yihadistas porque están ocupados por ellos. Dada la importancia del ataque en Francia, los medios se han centrado en los ataques en ese país, pero hay países que sufren aún más a los extremistas y se puede ver un zona de conflicto marcada en medio oriente. Los ataques organizados y otros realizados por los llamados "lobos solitarios", (células independientes que actúan por su cuenta en nombre del Estado Islámico), se centraron en países musulmanes y en países que forman parte de coalición que combate en Siria e Irak.

Como conclusión, cito un fragmento de “Es la guerra santa, idiotas” Arturo Pérez-Reverte

“Porque es la Yihad, idiotas. Es la guerra santa. Lo sabe mi amigo en Melilla, lo sé yo en mi pequeña parcela de experiencia personal, lo sabe el que haya estado allí. Lo sabe quien haya leído Historia, o sea capaz de encarar los periódicos y la tele con lucidez. Lo sabe quien busque en Internet los miles de vídeos y fotografías de ejecuciones, de cabezas cortadas, de críos mostrando sonrientes a los degollados por sus padres, de mujeres y niños violados por infieles al Islam, de adúlteras lapidadas -cómo callan en eso las ultrafeministas, tan sensibles para otras chorradas-, de criminales cortando cuellos en vivo mientras gritan «Alá Ajbar» y docenas de espectadores lo graban con sus putos teléfonos móviles. Lo sabe quien lea las pancartas que un niño musulmán -no en Iraq, sino en Australia- exhibe con el texto: «Degollad a quien insulte al Profeta». Lo sabe quien vea la pancarta exhibida por un joven estudiante musulmán -no en Damasco, sino en Londres- donde advierte: «Usaremos vuestra democracia para destruir vuestra democracia».”

Hasta que los “idiotas” no asuman que es la yihad, nada cambiará, y jamás llegará la justicia ni para la AMIA ni para los millones de muertos en manos de logísticas siniestras; no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Shalom.


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay