Encendido de Velas

Viernes 28/09
Jol Hamoed

  • Montevideo: 18:27 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
1 de mayo de 2016

Adicción a Internet en los adolescentes

La tecnología es una herramienta excelente si le damos un uso adecuado. El problema comienza cuando en vez de ser una herramienta útil de consulta, información etc, pasa a ser el fin en si misma y se empieza a desvirtuar su utilidad para convertirse en una adicción.

En los adolescentes es mas frecuente este tipo de adicción por las propias características de dicha etapa. El querer pertenecer a grupos, el mostrarse en sus actividades, el comunicarse con sus amistades por este medio ,ver la vida de los otros, jugar juegos, manejo fácil de distintas aplicaciones, etc. Aun no tienen el manejo adecuado del tiempo que le dedican a las cosas ni la importancia de saber priorizar, etc.

En los mismos teléfonos celulares ya tienen todas las opciones posibles de realizar estas cosas. No necesitan estar frente a una computadora , sino que al tener acceso a Internet desde sus celulares ya manejan todo esto en forma permanente y sobre todo en cualquier lugar y ocasión. Ya no hay limitaciones en ese sentido.

Incluso es real que ellos manejan mucho mejor que los padres toda la tecnología, entonces se da que muchas veces los hijos enseñan a sus padres a usarla, pero debe estar la contrapartida de que sus padres le enseñen a sus hijos el uso racional y adecuado de ella.

Enseñar que la comunicación mejor es la que hacemos personalmente, donde vemos la cara, gestos, y todo de la otra persona. No un chat frio y despersonalizado donde es mas lo que imaginamos que la realidad.
Incluso puede pasar que sean mas propensos a la adicción los adolescentes con ciertas características de timidez , ya que el interactuar asi les es mas fácil al no ver al interlocutor.

Con mas razón hay que brindarle las herramientas necesarias para manejarse en este tipo de situaciones y que no caiga en esta adicción por no tenerlas.
En algunos casos hay ciertas características de personalidado estados emocionales que aumentan la vulnerabilidad psicológica a las adicciones: la impulsividad; la disforia (estado anormal del ánimo que se vivencia subjetivamente como desagradable y que se caracteriza por oscilaciones
frecuentes del humor); la intolerancia a los estímulos displacenteros,tanto físicos (dolores, insomnio o fatiga) comopsíquicos (disgustos, preocupaciones o responsabilidades); yla búsqueda exagerada de emociones fuertes , propias de esa edad.

Hay veces, sinembargo, en que en la adicción subyace un problema de personalidad , como dijimos antes -timidez excesiva, baja autoestima o rechazo de laimagen corporal, por ejemplo- o un estilo de afrontamientoinadecuado ante las dificultades cotidianas. A su vez, los problemaspsiquiátricos previos (depresión, TDAH, fobia socialu hostilidad) aumentan el riesgo de engancharse a Internet.

Otras veces se trata de personas que muestran una insatisfacciónpersonal con su vida o que carecen de un afectoconsistente y que intentan llenar esa carencia con drogas , alcohol o con conductas sin sustancias (compras, juego,Internet o móviles). En estos casos Internet o los aparatosde última generación actúan como una prótesis tecnológica.

En resumen, un sujeto con una personalidad vulnerable o una vida familiar no contenedora o una vida social pobre es mas factible que caiga en este tipo de adicciones.
Como nos damos cuenta cuando estamos frente a una adicción?
a) Cuando el tiempo que se le dedica a estar conectados comienza a ser excesivo.

b) Se descuidan otras actividades cotidianas por este motivo.
c) Pasa a ser una forma de entretenerse y es la que usan siempre .
d) Cuando el no poder acceder a ella hace que se pongan de muy mal humor .

e) Genera deterioros en las relaciones interpersonales , porque no tienen tiempo para dedicarle ya que se pasan conectados.
f) Bajan el rendimiento académico y general por falta de tiempo para estudiar al dedicarse a esta otra actividad por horas diariamente.
g) Hablan todo el tiempo de temas relacionados a esto.
h) No les motivan otras alternativas, llegan directo a conectarse y en todas las ocasiones que los vemos estan conectados o pendientes de su celular.

¿Como tratarlo? Como cualquier otra adicción.

Primero que nada el control de estímulos , esto quiere decir que es necesario durante las primeras semanas detratamiento el mantenimiento de una abstinenciatotal respecto al objeto de la adicción (redes socialesvirtuales o juegos interactivos o el celular mismo si es necesario ). Y un segundo paso, en unafase posterior, consiste en la exposición gradual y controladaa los estímulos de riesgo. De este modo, un ex adicto aInternet puede, inicialmente bajo el control de otra personay después a solas, conectarse a la red y estar un tiempolimitado (1 hora, por ejemplo) y llevar a cabo actividadespredeterminadas (atender el correo sólo una vez al día a unahora concreta, navegar por unas páginas fijadas de antemanoo entrar en una red social x cantidad de minutos ya pautados anteriormente), sin quitar horas al sueñoy eliminando los pensamientos referidos a la red cuando nose está conectado a ella. Sólo cuando se ha llegado a esta fase decrece la intranquilidad subjetiva y el sujeto adquiereconfianza en su capacidad de autocontrol ante las diversassituaciones cotidianas.

Vemos como la persona vuelve a ser la que conocíamos antes de caer en esta adicción, recobra conductas que había perdido y mejora su concentración y rendimiento al bajarle la ansiedad que le generaba dicha adicción. Sus vínculos vuelven a ser cara a cara, disfruta de poder realizar otras tareas que no estén relacionadas a su adicción.

Por supuesto que hay que también prevenir que no haya recaídas, y para eso lo mejor es ver cuales son las conductas de riesgo y también los motivos que los llevan a esto, para poder contraatacar con soluciones a estos motivos.
Por ejemplo: Respuestas adecuadas de afrontamiento de situaciones, hacer cambios en el estilo de vida del adolescente, por ejemplo, planificar actividades que no incluyan el uso de tecnología. Ver como usar el tiempo libre con otras alternativas. Dedicar tiempo a escuchar cuales son los problemas que tiene y ayudarlos a enfrentarlos. Entenderlos emocionalmente.
En todo esto debe haber ayuda de la familia para poder lograr definitivamente un control de este tipo de adicciones. Los adolescentes necesitan muchas veces esos limites que a ellos les cuesta discernir donde van. Son los adultos quienes debemos marcarlos.

Es como marcar la cancha donde deben jugar, luego ellos adquirirán su estilo dentro de ella, pero los padres somos quienes la delimitamos y no dejamos ir mas alla de lo que consideramos sano de acuerdo a su edad. Es nuestra tarea y responsabilidad.

Ps. Silvia Cardozo
Terapeuta Cognitivo Conductual
Email: ensil@adinet.com.uy


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay