Velas de Shabat

Viernes 31/03
Vayikra

  • Montevideo: 18:22 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
9 de junio de 2016

Este libro inaugura la ‘era de la mujer soltera’

“A lo largo de la historia de Estados Unidos, el comienzo de la vida adulta de una mujer solía estar marcado por el matrimonio, sin importar qué más podría haber en su destino. A finales del siglo XIX, la edad promedio de matrimonio para una mujer oscilaba entre los 20 y los 22 años. Esa era la forma, el patrón y la definición de la vida femenina”, escribe Rebecca Traister en su nuevo libro “All the Single Ladies: Unmarried Women and the Rise of an Independent Nation”.

Ahora la edad promedio de una mujer en su primer matrimonio es de 27 años y eso representa un cambio significativo. Las estadounidenses ahora se casan después de una década como adultas solteras, en la que logran forjarse un destino propio en sus vidas profesionales, amorosas y sociales. Ahora la decisión de abstenerse o retrasar el matrimonio no tiene que ser un acto intencional de protesta feminista. La soltería ya no es tan limitante para las mujeres. Ahora las mujeres trabajan, votan, compran casas, empiezan un negocio, viajan, piden préstamos y tienen hijos sin la necesidad de estar oficialmente atadas a un hombre.

Pero en una época que Traister llama “la era de las mujeres solteras”, en palabras de Susan B. Anthony, ¿cómo ven las mujeres su propia trayectoria? ¿La sociedad y las expectativas culturales han alcanzado la realidad que las estadísticas muestran? Traister no es la primera escritora que profundiza en estas preguntas pero, con gran destreza, avanza la discusión en este libro. Con una mezcla de entrevistas y análisis histórico, “All the Single Ladies” es un estudio bien investigado y documentado sobre la búsqueda de la independencia de la mujer.

Traister asegura a sus lectores que la pregunta central del libro no es si las mujeres deban casarse o no, sino el hecho de que las mujeres puedan decidir por sí mismas. La autora explora el papel de la mujer soltera a lo largo de la historia moderna; habla sobre aquellas que se dedicaban al abolicionismo, las que peleaban por los derechos de la mujer, las que escribían obras maestras de la literatura, y sobre quienes administraban el país en tiempos de guerra e, incluso, como la Reina Isabel I, gobernaban naciones.

La autora resalta que las mujeres solteras han sido pensadoras, escritoras y activistas exitosas. También han sido ignoradas, ridiculizadas y forzadas a uniones poco satisfactorias que, en algunos casos, terminan por silenciarlas. Traister cita las cartas de Charlotte Brontë, quien, después de haber cedido ante una propuesta de matrimonio a sus 38 años para asegurar la tranquilidad económica de su padre, escribió: “Convertirse en una esposa es un asunto solemne, extraño y arriesgado para una mujer”.

Estos matrimonios difíciles tienen su contraparte en el mundo de la ficción. Traister recuerda cuánto “odiaba” que sus heroínas favoritas se casaran, ya que muchas veces señalaba el fin de sus aventuras. Pero al mismo tiempo, las que seguían solteras casi nunca eran personajes entrañables y solían compartir los tristes destinos de Miss Havisham y Lily Bart.

Traister habla con mujeres jóvenes que intentan obtener un título universitario después de haber tenido hijos, y también con iconos feministas como Gloria Steinem. Encuentra a mujeres que viven en ciudades grandes y a mujeres que viven en ciudades pequeñas, donde es casi inaudito seguir soltera muy entrados los 20.

En una época en la que unirse a otra persona es una opción y no un requisito, Traister resalta cómo distintos tipos de relaciones menos tradicionales pueden crear nuevos patrones de familia y comunidad. También se pregunta si estos acuerdos alguna vez serán reconocidos de una manera tan institucional como el matrimonio, aún uno de los medios más fáciles y directos para darle a los seres queridos bienes como seguro médico y otros beneficios exclusivos de cónyuges.

Quizá uno de los aspectos más importantes del discurso de Traister es que reconoce que las experiencias de las mujeres solteras no son idénticas. La raza, la orientación sexual, el género y la clase socioeconómica pueden tener un impacto profundo en cómo cada quien vive su soltería. Históricamente, para algunas, el matrimonio estaba prohibido o era obligatorio: los amos podían obligar a sus esclavos a casarse, por ejemplo, o podían negarles el permiso de hacerlo. Y aunque tenían mayor autonomía que las mujeres negras, las blancas que no se casaban quedaban con frecuencia a la merced de sus hermanos, padres o cuñados. Durante generaciones, su porvenir económico estaba ligado al de los hombres y el matrimonio ofrecía la mejor, y a veces la única, oportunidad de estabilidad monetaria.

“En 2009, el porcentaje de mujeres estadounidenses casadas cayó por debajo del 50 por ciento”, escribe la autora. Sin embargo, los sistemas y tradiciones del país no fueron hechos para celebrar ni abrirle espacios a esta creciente cohorte de mujeres solteras, así que “All the Single Ladies” ha llegado justo a tiempo. Este es un libro muy informativo que hace reflexionar a quien sea ⎯no solo a las solteras⎯ que quiera comprender este momento de la historia.

Fuente: NY Times en español


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay