JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Moshe Pitchon

Moshe Pitchon es profesor de Literatura Bíblica y Filosofía judía. Reside en los Estados Unidos donde además es director de BY una iniciativa dedicada a enmarcar el judaísmo del siglo 21. Sus comentarios son publican en inglés, francés, español y portugués en diferentes medios y en diferentes países.

5 de enero de 2016

Los verdaderos valores de Israel

El relato de las diez plagas que azotaron a Egipto estimuló la imaginación de escritores y lectores a través del tiempo.

En particular a los autores bíblicos y editores del libro de Éxodo quienes dedicaron un total de siete capítulos a esta saga; de hecho, el episodio dramático más largo del TaNaKh.

Sin embargo, "cuanto más atención se presta ", comenta David Gunn, un estudioso de la Biblia que ha enseñado en la Universidad de Sheffield en Inglaterra, y en el Seminario Teológico de Columbia en Decatur, Georgia, " la imagen aparece sin adornos. Las señales y milagros ocultan destrucción y sufrimiento, merecido y desmerecido- un exceso de estragos, de los que nos sentimos tentados a cuestionar."

El acto liberador es presentado como violento. Todo Egipto sufrió. Las plagas que se extendieron sobre toda la tierra de Egipto afectando necesariamente también a los israelitas que vivían allí.

Debido a que la importancia de las plagas es teológica, la pregunta natural que surge es: ¿qué dice esto acerca del Dios de Israel?

El desaparecido profesor de la Universidad de Yale, Brevard S. Childs nos dirigió a buscar la respuesta mirando a otros libros de la colección que en conjunto se llama el TaNaKh, las Escrituras Hebreas.

El libro de Deuteronomio (capítulo 6 versículo 22), por ejemplo, dice el profesor de Childs "no se tomo la molestia de mencionar ninguna de las diez plagas relatadas tan detallada y extensamente en el libro de Éxodo, se contentó con una referencia de pasada a " señales y milagros grandes y terribles en Egipto." Los profetas, por su parte, pasaron esta tradición totalmente por alto.

En resumen, la imagen que emana del propio TaNaKh es la de una "reducción del volumen," donde la tradición de la plaga fue relegada a un papel secundario, bruscamente reelaborado o directamente ignorada.

Esta es una forma de autocrítica teológica dentro del propio TaNaKh la que se desarrolló para evitar que los verdaderos valores de Israel no se contradijeran.

Entendiendo que el propósito de las plagas no era el daño físico de los egipcios, sino la profanación simbólica de sus muchos dioses -la sangre profana el Nilo, el que fue adorado como un dios; las langostas profanan el dios del maíz, y así sucesivamente- generaciones posteriores de escritores bíblicos suavizaron la imaginación interpretativa de los que los precedieron.

Prueba de esta tendencia se encuentra en el Yalkut Shimoni, una compilación de antiguos comentarios rabínicos del siglo 13 que dice:

"(En el Pentateuco) se encuentran tres referencias al regocijo, relativos a la festividad de Sucot. Sin embargo, no existe tal referencia relativa a Pesaj (la Pascua). ¿Por qué no?

Porque esa época del año fue un momento de muerte para muchos egipcios. (Cuando Israel salió de la esclavitud de Egipto muchos de los egipcios murieron durante las plagas).

Por lo tanto así es nuestra práctica: los siete días de Sucot recitamos la oración de Hallel (alegra alabanza de Dios), pero en Pesaj no se recita la oración del Hallel en su totalidad salvo en el primer día. ¿Por qué? A cause de los versículos:

" no te alegres en la caída de su enemigo, y no permitas que tu corazón se alegre cuando este tropiece " (Prov. 24: 17). "


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay