Encendido de Velas

Viernes 22/09
Ha'Azinu

  • Montevideo: 18:23 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy
4 de enero de 2016

El cáncer de mama en el mundo ortodoxo

Por Shoshanna Keats Jaskoll

Una mujer de 48 años va al cirujano. Tiene cuatro bultos en un seno, el cáncer se fue también a los nódulos linfáticos. Ella dijo que no fue antes porque pensó que no era importante.

Una mujer de 36 años va al dermatólogo por un pezón irritado. El doctor palpa un tumor del tamaño de una bola de golf e inmediatamente la envía al cirujano. El paciente vuelve al dermatólogo un mes después por lo mismo. El médico, shockeado al ver que no se hizo cirugía, le preguntó si había visto al cirujano. La mujer dice que está preocupada por el nivel de kashrut del hospital al que fue, según el consejo del rabino, estaba esperando poder operarse en otro hospital con una kashrut más estricta. Se murió al poco tiempo.

Una madre de siete es absolutamente consciente que tiene el mismo gen que mató a su madre y hermana. Sabe que si se quita los senos y sus órganos reproductivos, puede salvar su vida. No porque quiera tener más hijos, no porque tenga miedo de la cirugía, pero si porque tiene miedo que si sus vecinos se enteran esto arruinará las chances de sus hijas de un buen shidaj. Después de no poder convencerla que se puede hacer la cirugía sin que nadie sepa, el doctor la puso en contacto con una mujer que se hizo la cirugía y la reconstrucción sin que nadie supiera. Al final accedió.

Estas historias son difíciles de creer. Pero imagínese que escuchó casi nada sobre cáncer de seno, que es algo de lo que no se habla. Imaginese que usted conoce las estadísticas y nunca vio las cintas rosadas ni escuchó sobre auto exámenes ni fue testigos de las maratones para juntar plata para la cura.
¿Sabe usted que el cáncer es letal? ¿Sabe usted que la detección temprana es clave para sobrevivir? ¿Sabe usted que hablar del tema puede salvar vidas?
Y aún si lo sabe, suponga que usted sabe que si alguien sabe que usted estuvo enferma, las chances de su hija de hacer un buen matrimonio van a bajar (algo terrible en su comunidad).

Tres estudios de la década pasada revelaron que las mujeres religiosas tienen menos incidentes de cáncer de seno, pero más de esas mujeres mueren de esa enfermedad que las mujeres en general.
Teorías no oficiales que se refieren al tipo de cáncer y a razones socioeconómicas (la tasa de pobreza en la población religiosa era de 61.5 % en 2012), y al hecho que las mujeres son diagnosticadas en etapas posteriores de la enfermedad (al principio no van a chequearse). Sin embargo, un estudio en 1500 mujeres mostró que aún para las mujeres diagnosticadas en la misma etapa, las mujeres religiosas tienen una tasa más alta de recurrencia y de mortalidad.

Genética, pobreza y hábitos de salud no son cosas fáciles de cambiar. ¿Pero cómo es posible que una mujer con cinco hijos nunca escuchó del cáncer de mamá y cómo se hace para prevenirlo?

Ecografías y mamografías son considerados vitales para la prevención y la detección temprana, pero si el ginecólogo no sugiere los exámenes de mama y les explica lo básico del cáncer de mamá y el paciente no sabe cómo preguntar, va a continuar sin ser consciente del daño potencial.

Según Aviva Yoselis, un investigador experto en promoción de políticas de salud, dijo que los cirujanos especializados en cáncer de mama sugirieron que ellos iban a realizar los exámenes preventivos de cáncer de mamá porque tenían la experiencia para saber qué estaban buscando.

Sin embargo, esto lo hizo aún más difícil para algunas mujeres religiosas acceder a ellos porque tienen que hacer una cita con un cirujano para realizar esos exámenes. Durante los exámenes de rutina ginecológicos, muchas mujeres no son examinadas a menos que ellas se lo soliciten al médico.
Esto hace posible que una mujer con cinco hijos, llegue a los 40 años y nunca haya tenido un examen de mamá o una mamografía.

Las víctimas
Esto termina con que las mujeres que no saben que pueden tener algo que amenaza su vida en potencia pero más fácil de tratar lo antes que se encuentra. De acuerdo al Instituto Nacional de Cáncer, los diagnósticos tempranos (etapa del 0 al 2) pueden significar del 93 al 100% de supervivencia.

Carecer de educación en el hogar o en el colegio, no saber o tener el tema como tabú en detrimento del casamiento hace que muchas mujeres no lo descubran hasta que la evidencia está allí. Aún en esos casos, se rehúsan al tratamiento.

Un cirujano especializado en cáncer de mama del Hadassah University Medical Center en Jerusalem’s Ein Kerem opinó sobre las diferencias entre grupos de religiosos (no siempre fácil de definir), notó que los grupos no jasídicos tienden a ser más conscientes y menos opuestos a los tratamientos.
Sin embargo, en una semana solamente, tuvo un número significativo de mujeres que eran jasidicas que fueron diagnosticadas con cáncer de mama y decidieron contra el tratamiento médico, manejándose con el rezo y con tratamientos alternativos. Una mujer evitó los tratamientos médicos por siete años. Se está muriendo y va a dejar nueve chicos sin madre.

¿Esta es la mayoría? No. Pero son muchos para ignorarlos.

Motivos

Para muchos en ciertas comunidades ortodoxas, palabras como “senos” y “útero” son consideras palabras tabú, no recatadas y el no recato es algo de lo cual hay que estar alejado. No se habla entonces del cáncer de mama. En realidad, cuando se habla de eso, se refieren a ello como “enfermedad de mujeres”.

Además, la idea para algunos que ser examinado es “buscar problemas”, hay mujeres que no se les enseña a cuidar de sí mismas, a realizarse exámenes que pueden salvar sus vidas.

En octubre Ruth Colian, fundadora de U’Bizchutan – el primer partido político israelí focalizado en las mujeres ortodoxas judías y quería marcar un mes para concientizar del cáncer de mama y aumentar la consciencia en las mujeres ortodoxas. Pero se encontró con obstáculos. Cuando fue entrevistada en una radio ortodoxa, empezó a hablar sobre cáncer de mama. El entrevistador subió la voz y le dijo, “si empieza a hablar de temas no recatados, terminamos la entrevista”.

En una entrevista posterior, Colian dijo: “No puedo soportar que las mujeres estén alimentando a sus hijos, cocinando, trabajando, limpiando, yendo por la vida, sin saber que en un mes van a estar muertas”. Y sin razón! Cada detección temprana da opciones y salva vidas. Merecemos una vida mejor. “Mi hija merece algo mejor.”

Decidió aumentar la consciencia imprimiendo posters al estilo ortodoxo- posters en blanco y negro y los colgó en los barrios ortodoxos. Tenía un plan pero no tenía fonodos. Sin embargo, encontró un donante que le permitió tener los posters impresos para el Mes de la Prevención de cáncer de mama en Octubre.

El donante mencionó mi nombre a Colian como alguien militante en la comunidad y acostumbrada a juntar fondos. Consciente de este tema tan sensible, escribí un post en mi blog y empecé el crow-funding. Me dirigí también a Karmey Chesed, una organización a través de la cual junté fondos para una familia que fue víctima del terrorismo que estuvo a punto de perder su casa. Karmey sostiene gente y familias necesitadas que agotaron sus últimos recursos. Les dan muebles a través de todo el país. Karmey estuvo de acuerdo para que la gente pudiera donar rápidamente. La suma era modesta – 2000 dólares y la juntamos en 48 horas.

Fiel a su palabra, Colian hizo posters incitando a las mujeres a cumplir la mitzva de la Torá de proteger sus vidas y hacerse chequeos médicos, incluyendo un teléfono para más información. Recibieron más de 200 llamadas de hombres y mujeres. Cuando le preguntaron el resultado de las llamadas, Colian dijo que la situación era peor de lo que pensaba.

“Cómo puede una mujer que tiene seis hijos y llegó a los 42 no saber qué es una mamografía. Es inaceptable no preparar a una mujer a cuidar su salud”.
Después de los posters y la campaña publicitaria, mucha gente estuvo interesada en ayudar, inclusive aquellos que habían querido hacerlo en el pasado. Algunos quisieron poner carteles de auto examen en los baños rituales, pero los rabinos dijeron que no era apropiado, si las mujeres se encontraban un nódulo durante el examen, esto arruinaría su noche de mikve.
Las buenas nuevas

De acuerdo a Hala - The Rachel Nash Jerusalem Comprehensive Breast Clinic, hubo un aumento constante en el número de mujeres ortodoxas que fueron a examinarse. Hala es el centro líder en diagnostico en Israel, ofrece exámenes completos que puede detectar el cáncer en sus primeras etapas.
Hala examinó más de 55.000 mujeres de todas las religiones y orígenes en los últimos 3 años. El año pasado, 18450 fueron examinadas allí. Este es el 4.54 % del total de mujer chequeadas en Israel anualmente, con el diagnóstico de Hala tenemos el 8% de aproximadamente 4.400 casos de cáncer de mama diagnosticados en el país cada año. El porcentaje Hala es alto por su tecnología y sus protocolos médicos así como su plantel de excelente profesionales.

Todas las mujeres son revisadas con los métodos más sofisticados y examinadas por un experto que hace además un análisis clínica y un estudio de ultrasonido. Hala ve mujeres de todos los círculos sociales. Los datos revelan que en la población ortodoxa y en la árabe, las mujeres son mayores y aquellas diagnosticadas tienen la enfermedad en un estado más avanzado.
Hoy en Israel, el standard para una mujer que no tiene antecedentes familiares empezar con mamografías cubiertas por el sistema nacional de salud a los 50, mientras aquellas que tienen antecedentes o otros factores de riesgo empiezan a los 40 o antes. Estadísticamente, el 25% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de seno son menores de 50.

Como resultado de su visita a Hala, por la expansión de la clínica, El Ministro de Salud Ya’acov Litzman se refirió al cáncer de mama y anunció que consideraría bajar la edad de la mamografía recomendada para unirse a la tendencia internacional. Un comité de expertos va a investigar el tema y ofrecerá sus recomendaciones, dijo.

“Aún cuando la implementación de sus recomendaciones implique costos en el sistema de salud, el cambio sugerido será bajar la edad de la mamografía a los 40”.

Dr Michael Messing, un experto en Hala, siente que la comunidad ortodoxa así como el gobierno tienen que educar a las mujeres sobre el cáncer de mama y como revisarse. Al no ser expuestas a los medios masivos de comunicación u otros foros para charlar sobre la enfermedad, las mujeres no tienen forma de aprender a menos que la comunidad les provea de la información y que los doctores les diga a las mujeres lo que tienen que buscar, cuando tienen que hacerse chequeos y estar conscientes de su historia familiar. Dijo que el Ministro va a dedicar recursos para asegurarse que se llegue a las comunidades ortodoxas.

Messing describe algunas pacientes que se rehúsan a ser revisadas por un doctor hombre y otras que no saben ir por un examen. Hala tiene tres mujeres en su staff de médicos. La organización abre sus puertas a todas las mujeres, sin importar su situación social, raza o religión, o dinero, dándoles a los pacientes en unos días los resultados de los tests. Si son necesarias, se les realizan biopsias como parte del procedimiento con resultados en unos días.

Beit Natan es una organización que proporciona apoyo y ofrece médicos entrenados para trabajar con mujeres ortodoxas en su comunidad. Basados en su experiencia en el campo e intensos estudios, Beit Natan recomienda un simple pero efectivo acercamiento al tema para asegurarse que las mujeres reciban la información y los exámenes que necesitan para que se les diagnostique el cáncer de manera temprana. Las nurses deberían ser entrenadas para hablar con las mujeres de cáncer de mama y aconsejarlas que les pidan a sus médicos exámenes y más información. Esto informa y empodera al paciente de estar a cargo de forma proactiva de su salud.
Además, Beit Natan sugiere que los médicos sean entrenados del punto de vista cultural para realizar exámenes a la población ultra ortodoxa para que se sientan cómodos a la hora de discutir un tema difícil para ellos.

NINGUNA MUJER debería morir de cáncer de mama sin ser detectado, debido a la ignorancia, conceptos errados o recato, miedo de que sus hijas no se casen o la idea de que hacerse un chequeo es “buscarse problemas”.
Cuidarse la vida es un mandato positivo, uno que debería ser incentivado por los rabinos y los líderes de la comunidad y permitido por el estado y las instituciones de salud privadas. Es hora que todas las mujeres – seculares, religiosas, judías y árabes sean educadas en cómo proteger sus vidas.
Colian continua su lucha para educar a la población ortodoxa sobre el cáncer de mama y está trabajando en encontrar otros caminos y alianzas para llegar a ellos incluyendo a aquellos que solo hablan ydish.

Y Karmey Chesed, Hala y Beit Natan están trabajando con las poblaciones que más lo necesitan, un esfuerzo que merece respeto y admiración.
Aquellos que quieren tomar parte en los esfuerzos de Ruth Colian se pueden contactar a bizhutan@gmail.com.

Fuente: originalmente publicado en Jerusalem Post

Fuente: http://www.skjaskoll.com/


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay