Encendido de Velas

Viernes 27/04
Acharei-Kedoshim

  • Montevideo: 17:48 hs
JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay
Facebook: JAI.Uruguay           Twitter: @JaiUruguay           E-mail: info@jai.com.uy           Web: http://www.jai.com.uy

Psic. Silvia Cardozo

Psicóloga , Terapeuta Cognitivo – Conductual.

Integrante, Coordinadora, Seminarista ,y Docente de Suatec (Sociedad Uruguaya de Análisis y Terapia del Comportamiento.)
En Suatec es Miembro Directivo, coordinadora de nivel 1 y
Docente de tres areas: "Historia y características de la Terapia del Comportamiento"
(nivel 1), "Trastornos Depresivos" (nivel 2) y "Disfunciones sexuales" (nivel 3).
-Técnico en Disfunciones sexuales.
-Dos años de especialización en Sexología con Dr.Flores Colombino:"Sexología básica y Sexología Especial" para el tratamiento de disfunciones sexuales.
-Cursos de Trastornos de Personalidad.
-"Bases biológicas y farmacólogicas de los trastornos mentales".
Desde el año 2000 a la fecha atiende en clínica en forma permanente, hace psicoterapia y cuenta con un equipo interdisciplinario conformado por un grupo de psiquiatras y psicólogos.
Cel: 099 18 39 50

12 de diciembre de 2015

Sexualidad de los discapacitados

“Discapacitado o impedida es toda persona que tiene limitaciones para desempeñarse en forma autosuficiente en las actividades cotidianas, de cuidado personal y social, como consecuencia de una deficiencia física, sensorial o mental prolongada o permanente.

. Esta situación implica un estado de dependencia física, mental, económica y social, que priva a la persona de su bien mas preciado : su libertad”.
Algunas personas prefieren usar la palabra “capacidades diferentes” en vez de “discapacitados” , lo cual es muy válido también.

El tema de la sexualidad incomoda a las personas, y las consideraciones morales y religiosas eclipsan a menudo la posibilidad de proporcionar una información exacta y accesible.

Ahora bien, si le agregamos a todo esto los prejuicios propios sobre las discapacidades, tendremos un panorama de lo complejo que es para estas personas –que representan de un 7 a un 10 por ciento de la población- obtener información por sí mismos.

Las personas generalmente suelen aprender varios aspectos de su sexualidad hablando con sus padres, asistiendo a programas de educación sexual en la escuela, y entre sus amigos (no necesariamente en ese orden).

La exactitud y la profundidad de la información, depende en gran medida del conocimiento, la experiencia, y el nivel de confianza de la persona que se la está transmitiendo.

No debería ser esto muy diferente para la gente con discapacidades. Sin embargo, mucho del material informativo disponible es demasiado “general”, y raramente menciona las cuestiones específicas que pueden ser necesarias, por ejemplo, para una persona lisiada. Por su parte, son muy pocos los padres y amigos que tienen la experiencia o el conocimiento necesario para brindar consejos o datos sobre el tema.

Desafortunadamente, abundan los ridículos mitos sobre el sexo de la gente con discapacidad. Una idea es que los discapacitados no están interesados en el sexo, o que no son capaces de realizarlo. En el otro extremo, se ve a los discapacitados como gente excesivamente interesada en el sexo y con un comportamiento sexual sin inhibiciones.

Pero la información exacta, y libre de opiniones estereotipadas, debería estar disponible para cada persona con algún tipo de invalidez, para que puedan desarrollar una vida sexual sana. Esto es fundamental también para que la gente que ha quedado discapacitada de por vida, pueda recuperar el sentido de su propia identidad sexual.
En 1979 se redactó una carta en 1979 sobre los Derechos sexuales en favor de los minusválidos que reivindica para ellos:
1) Derecho a la expresión sexual
2) Derecho a la intimidad
3) Derecho a ser informado
4) Derecho a poder acceder a los servicios necesarios como el asesoramiento sobre anticonceptivos, atención médica, asesoramiento genético y sobre la sexualidad.
5) Derecho a poder escoger el estado civil que mas convenga al minusválido.
6) Derecho a tener o no hijos.
7) Derecho a tomar las decisiones que afectan la vida de cada uno.
8) Derecho a intentar el desarrollo de todo el potencial del individuo.

Además de todo esto debe diferenciarse bien el tipo de discapacidad. Si estamos hablando por ejemplo de una persona con oligofrenia profunda o de una persona que no tenía antes incapacidad alguna y sufrió una paraplejia.
O una persona no vidente de otra con una psicosis grave. Cada una de las discapacidades tiene características inherentes a ellas que no se pueden poner en una misma condición.
Por eso es bueno informarse a respecto de cada una, quienes tengan a su cargo personas con este tipo de problemática para saber cómo se puede ayudar mejor a la persona.

Ps. Silvia Cardozo
Terapeuta cognitivo conductual
Tecnico en sexología .
Email: ensil@adinet.com.uy


Déjanos tu comentario a continuación


    


Envíame una copia a mi correo

Dr. Elias Bendahan

Tweets de interés

    Copyright © 2010+         JAI - El sitio de la Colectividad Judía en Uruguay